Salud

Denuncian "falta de humanismo y desatención" a un enfermo dependiente en el Hospital del Aljarafe

  • La familia de un paciente al que le han amputado las dos piernas lamenta el trato "denigrante" recibido y considera una "irregularidad muy grave" que fuera devuelto a la residencia de mayores donde vive "sin hacerle una PCR" 

Interior del recinto del Hospital de San Juan De Dios de Bormujos. Interior del recinto del Hospital de San Juan De Dios de Bormujos.

Interior del recinto del Hospital de San Juan De Dios de Bormujos. / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

El paciente F. S. I., de 70 años, ingresó en el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe hace unos tres meses con úlceras graves en un pie debido a la diabetes que padece por lo que le comunicaron que la mejor de las soluciones era la amputación de la pierna. Allí permaneció una semana en la que cada día por la noche se le comunicaba que sería intervenido al día siguiente, con el ayuno que una intervención quirúrgica requiere y el consiguiente malestar psicológico que la amputación de un miembro debe provocar, sin que finalmente ningún día fuera llevado a quirófano. Lo operaron unos días después, advirtiendo los profesionales a la familia de que la intervención se había hecho in extremis y que de haber pasado más tiempo "una gangrena hubiera acabado con su vida".

Es la denuncia pública de los familiares de este hombre que, aseguran haber revivido recientemente una situación similar en el mismo centro tras un segundo ingreso por una situación casi idéntica en la otra pierna. Aseguran que la atención recibida en este mismo hospital ha sido, en determinadas ocasiones, “denigrante”, demostrando, según denuncian públicamente, “una falta de ética, humanismo y profesionalidad increíble”, que ha llevado a su hija a hacer pública la situación a través de las redes sociales mientras consultan con un abogado las posibilidades que tendría de prosperar una denuncia por una supuesta incorrecta atención médica.

Antes del segundo ingreso a mediados de octubre, Manuela Barreiro, su ex mujer y madre de su hija, acudió con él a las Urgencias del centro tras haber sido advertido por otro especialista en una revisión rutinaria del pie de diabético que padecía, sin embargo al llegar al hospital no le dieron importancia. "La médica que nos atendió nos dijo que no estaba tan mal y que con curas y un tratamiento a base de ácido clavulánico se podría recuperar y nos mandó para casa", avisa la mujer, que señala que apenas cuatro días después su estado empeoró y que le llegó a dar fiebre por lo que volvieron a las urgencias del hospital y que, entonces, el médico que los atendió "sí vio que la pierna estaba muy mal y que había que ingresarlo", apunta.

Los familiares denuncian que, en esta ocasión, la intervención se preparó "sin dejarle los días necesarios de margen sin tomar su pastilla anticoagulante, que podría haberle provocado una importante pérdida de sangre inmensa durante la operación". "Tres días después del ingreso llegó el médico a la habitación y nos dijo que lo van a intervenir en 40 minutos. Fui yo la que le advertí de que eso no podía ser posible porque el toma una pastilla anticoagulante y en la anterior operación el anestesista nos dijo que tenía que estar ingresado cinco o seis días sin tomar ese tratamiento porque de lo contrario podría desangrarse. Me dice que él no sabe nada de eso y tras consultarlo con el anestesista nos dice que llevamos razón y que no se puede intervenir. "¿Es normal eso? ¿Qué profesional no mira la historia clínica de sus pacientes?", se pregunta atónita Manuela Barreiro.

La situación llevó a los familiares de F. S. I. a presentar hasta dos hojas de reclamaciones contra el centro ya que además, entienden, que la atención a este enfermo dependiente no fue la correcta y lamenta una "falta de humanismo" y "ética" entre los profesionales que, aseguran, "lo tuvieron sin comer todo el día a pesar de finalmente no fue intervenido". Manuela Barreiro señala que, tras su insistencia, le llevaron "una sopa congelada" y que al reclamar a las enfermeras las condiciones en las que le habían llevado la comida y pedirles por favor que la calentaran éstas le dijeron que carecían de medios para ello. Además, señala esta mujer, que, pese a la diabetes del paciente, "le ponían café con azúcar y palmeras de chocolate para merendar".

Paralelamente, la familia denuncia lo que entiende como "una negligencia muy grave" el hecho de que el paciente fue dado de alta sin que en el parte constara la realización de una prueba PCR con resultado negativo, necesaria para poder reincorporarse a la residencia de mayores donde vive el enfermo. "Al llegar al centro nos dijeron que sin que constara una PCR negativa en el parte de alta no podían registrar su regreso por lo que tuvimos que volver al hospital para que se la hiciera. Eso es una irregularidad tremenda que puede provocar mucho daño en caso entre los mayores del centro", manifiesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios