Sevilla

Detenido en Sevilla un maltratador que se atrincheró en su casa tras agredir a su mujer y su hija

Bloques de la barriada de Madre de Dios.

Bloques de la barriada de Madre de Dios. / José Ángel García

La Policía Nacional ha detenido en Sevilla a un hombre por agredir y amenazar a su pareja y a su hija menor de edad. Según informó este lunes la Policía en una nota de prensa, los hechos ocurrieron sobre las siete y media de la tarde del 5 de mayo, cuando una vecina llamó al 091 para alertar de que un hombre estaba pegando a su compañera sentimental y a su hija en una vivienda de la calle Pegaso, en el barrio de Madre de Dios

La sala del 091 envió un patrullero al lugar y confirmó la veracidad de la llamada. Además, conocieron que el sospechoso solía amenazar habitualmente a las víctimas con objetos contundentes y armas blancas. Las agredía, añade la Policía, tanto física como psicológicamente. También tenía amenazados a los vecinos del bloque y del barrio, a los que aseguraba que haría explotar bombonas de butano cualquier día.

La situación en el edificio era insostenible y el riesgo para las personas próximas al sospechoso era cada vez mayor, por lo que era necesaria una intervención urgente. Dos patrullas de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Sevilla acudieron rápidamente al lugar de los hechos y se entrevistaron con la víctima de violencia de género y la hija de ambos, que estaban atemorizadas.  

El presunto maltratador estaba atrincherado en el domicilio común y hacía caso omiso a las indicaciones de los policías para que se entregara. Tenía la puerta cerrada, pero intentó agredir a los policías traspasando la puerta con un destornillador de grandes dimensiones. El delincuente repitió varias veces este gesto, con la única intención de clavarle el destornillador a los agentes que trataban de escucharle través de la puerta. 

Los policías decidieron intervenir y entraron en el domicilio, protegidos con un escudo invertido, para evitar ser alcanzados por los objetos punzantes y contundentes que el sospechoso tenía a su disposición. La rápida intervención sorprendió al agresor, lo que fue fundamental para evitar lesiones a los propios agentes o autolesiones por parte del sospechoso, que fue reducido y detenido. Pasó a disposición del juzgado de Violencia sobre la Mujer. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios