tribuna de opinión

¿Espadas tiene palabra?

  • El portavoz del PP entiende que el alcalde rechaza un acuerdo sobre los presupuestos para no dar protagonismo al partido que ganó las elecciones

¿Espadas tiene palabra? ¿Espadas tiene palabra?

¿Espadas tiene palabra?

El ejercicio de la soberbia de un gobierno respaldado por una mayoría absoluta es un grave error. El ejercicio de la soberbia de un gobierno en minoría es, además, un error letal y de tintes autolesivos.

El Partido Popular ha tenido y tiene las puertas abiertas a la firma de un pacto presupuestario con el gobierno municipal, siempre y cuando ese pacto sea representativo de los intereses de la ciudad. Es posible que los intereses de Sevilla no siempre sean coincidentes con los intereses políticos y personales de un alcalde sin capacidad o intención de construir mayorías de gobierno estables que ofrezcan estabilidad, certidumbres y marcos de seguridad política para vecinos, emprendedores, inversores, trabajadores y visitantes.

Beltrán Pérez insiste en que las puertas siguen abiertas para alcanzar un pacto

El Partido Popular tiene un modelo de ciudad -que contiene las líneas maestras de la política a seguir- para poner en marcha a nuestra ciudad rumbo al futuro y escapar de la actual situación de estancamiento que impide su avance. Estas líneas maestras están claramente definidas en un presupuesto alternativo comprometido con la digitalización de la ciudad, con su sostenibilidad, con su accesibilidad para personas que sufren alguna discapacidad, con el despegue económico, empresarial y laboral, con la recuperación y ordenación de su patrimonio, con unos colegios climatizados o con la consolidación y crecimiento de nuestra población en una ciudad cuyo censo se desangra.

La intención del Partido Popular de alcanzar un acuerdo con el gobierno municipal está fuera de toda duda tras largas reuniones de negociación, elaboración de contraofertas basadas en la cesión para facilitar la negociación, innumerables ofrecimientos públicos o escritos constantes llamando al alcalde a reconducir la situación de bloqueo hacia el acuerdo. Escritos ofreciendo acuerdos que, por cierto, no han sido contestados por el señor alcalde.

La relación de hechos y actitudes que pasamos a detallarles pueden ayudar a llegar a diversas conclusiones. Contra toda lógica parlamentaria, el señor Espadas presenta un proyecto de presupuestos sin la mayoría suficiente para aprobarlos, al estar sustentado en el acuerdo entre dos partidos -PSOE y Ciudadanos- que suman tan sólo 14 concejales, cuando la mayoría se establece en 16.

A partir de esa política de hechos consumados, se intenta cargar la responsabilidad de la aprobación del presupuesto sobre el Partido Popular, fuerza política excluida de ese acuerdo, cuando la responsabilidad acerca de la aprobación de un presupuesto corresponde al alcalde.

Hubiese sido sensato incorporar al Partido Popular a ese acuerdo presupuestario desde el inicio para, así, sumar un total de 23 concejales con los que establecer una mayoría holgada que garantizase la aprobación del proyecto de presupuestos. El señor Espadas no ha llegado a un acuerdo previo sobre el proyecto de presupuestos, sencillamente, porque considera que a poco más de un año de las elecciones no puede contaminar su presupuesto con las políticas del Partido Popular ni otorgar el más mínimo protagonismo al partido que ganó las elecciones. El alcalde somete los intereses de la ciudad a sus intereses políticos y personales.

Este mismo razonamiento es perfectamente aplicable ante lo ocurrido desde entonces. Su anuncio ante los medios de comunicación de aceptar los contenidos del presupuesto alternativo del Partido Popular, que generó una gran expectativa de acuerdo entre los dos grandes partidos de la corporación, vino seguida de la negativa de aceptar las líneas de avance económico, social, medioambiental, humano, patrimonial y demográfico recogidas en nuestra propuesta y que cristalizan en la elaboración de un nuevo proyecto de presupuestos tal y como se comprometió personalmente conmigo.

De nuevo, además de incumplir la palabra dada, el alcalde volvió a demostrar que esos mismos intereses políticos y personales estaban por encima de los intereses de la ciudad. En un nuevo ejercicio de responsabilidad, el Partido Popular presenta escritos acompañados de una contraoferta basada en la cesión para facilitar el acuerdo. Catorce días después no hemos recibido respuesta del señor Espadas mientras que busca el apoyo de los partidos que sustentaron su investidura y que según palabras del propio alcalde son sus "socios preferentes".

El Partido Popular de Sevilla sólo tiene el compromiso con los sevillanos y ese compromiso pasa por la aplicación de políticas de avance hacia un futuro de prosperidad.

Si el presupuesto del Ayuntamiento es reflejo de los intereses de la ciudad, el Partido Popular estará en el acuerdo presupuestario. Si, por el contrario, el presupuesto municipal somete a la ciudad a los intereses políticos y personales de un alcalde a costa de restar futuro a nuestros vecinos será de su exclusiva responsabilidad el desenlace de la votación en el Pleno.

Nuestras puertas siguen abiertas, nuestra intención es llegar a acuerdos basados en la palabra y el respeto. El alcalde está a tiempo de corregir y reconducir su interés propio hacia la confluencia con los intereses de la ciudad, que suelen estar reflejados en la visión de las mayorías amplias y nunca en la imposición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios