Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Estación Espacial Internacional ¿Hay alguien ahí arriba? Aquí, los escolares de Torre de la Reina

  • Los niños del Colegio Nuestra Señora del Carmen, en la pequeña pedanía sevillana de Torre de la Reina, conectan en directo con el astronauta David St Jaques en la Estación Espacial Internacional

Alumnos del colegio de Torre de la Reina se comunican con el espacio / JOSÉ ÁNGEL GARCÍA

Desde Torre de la Reina, la pequeña pedanía sevillana de Guillena, a la Estación Espacial Internacional (ISS). A 400 kilómetros de distancia de la Tierra. Los alumnos y profesores del Colegio Nuestra Señora del Carmen han tenido la oportunidad esta mañana de viajar al espacio a través de una retransmisión facilitada por la Unión de Radioaficionados Españoles (URE) que les ha permitido conversar con un astronauta de un vuelo tripulado.

Alumnos y docentes del Colegio Público Nuestra Señora del Carmen, de Torre de la Reina. Alumnos y docentes del Colegio Público Nuestra Señora del Carmen, de Torre de la Reina.

Alumnos y docentes del Colegio Público Nuestra Señora del Carmen, de Torre de la Reina. / M.G. (Torre de la Reina)

El canadiense David St Jaques ha intercambiado conocimientos con los escolares y con los docentes e incluso con sus familias, que han querido sumarse con una tremenda ilusión y entusiasmo a una actividad divulgativa que ha escalado en el pueblo a la categoría de "acontecimiento del año".

Captar la señal de la Estación Espacial es un proceso complejo debido a que ésta se desplaza alrededor del planeta a una velocidad de 28 mil kilómetros por hora y sólo cuando pasa por encima de nuestra zona es posible acceder a la señal, lo que impide establecer una conexión rápida y duradera. Por esta razón, los asistentes han respirado más que aliviados cuando han podido escuchar a David St Jaques. "Cuando el astronauta ha empezado a responder, yo he subido al espacio con él", expresaba con emoción Herminio Rodríguez, profesor y artífice del proyecto. 

Durante los 15 minutos de conexión, los alumnos han podido realizar hasta 20 preguntas relacionadas con la vida en el espacio, la basura espacial, la alimentación y el trabajo de los tripulantes espaciales. A pesar de las barreras comunicativas que existen, se ha conseguido mantener el contacto sin fallos ni interrupciones.

La iniciativa surgió hace dos años cuando el docente comenzó a impartir clases relacionadas con el espacio y los planetas: quería acercar a sus alumnos de Primaria al mundo de las ciencias y decidió buscar alternativas didácticas que hicieran a la clase aprender y disfrutar. 

Cuando Rodríguez tuvo conocimiento de la existencia del proyecto ARISS, decidió apostar por él. Este programa permite a los alumnos aprender sobre las ciencias a través de comunicaciones de radioaficionados con tripulantes de la Estación Espacial Internacional y, para ponerlo en marcha, había que probar suerte, cumplimentar toda la burocracia y esperar a ser elegidos en el proceso de adjudicación. Así ha sido.

"Es un orgullo haber vivido esta experiencia, ya que es muy complicado realizar una actividad de tanta envergadura porque son proyectos internacionales difíciles de adjudicar", confiesa el profesor. Y es que, para hacer realidad este sueño, desde el centro educativo han tenido que trabajar de manera intensa en un proyecto científico que validará su propuesta y han tenido que competir con centros educativos de todo Europa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios