Sevilla

Fermín y Dolores, el matrimonio que murió en el incendio de su vivienda en Sevilla

  • La pareja, de 66 y 61 años, llevaba más de cuarenta años viviendo en San Juan de la Salle

  • Un cigarrillo mal apagado fue el origen del fuego y las víctimas murieron intoxicadas por el humo

Una vecina señala el bloque en el que ocurrieron los hechos, en la avenida de San Juan de la Salle. Una vecina señala el bloque en el que ocurrieron los hechos, en la avenida de San Juan de la Salle.

Una vecina señala el bloque en el que ocurrieron los hechos, en la avenida de San Juan de la Salle. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 0

El vecino del 3ºA del número 55 de la avenida de San Juan de la Salle había llegado tarde a su casa. Había estado en el cine y se había acostado bien entrada la madrugada. Estaba medio dormido cuando empezó a oír unos ruidos que procedían del piso de arriba. "Dice que era como si estuvieran arrastrando unos muebles", explica su hermana, que ha ido el mediodía de este viernes a acompañarle y a comprobar que ni el fuego ni la intervención de los Bomberos habían afectado a la vivienda.

Al poco tiempo comenzó a percibir un fuerte olor a quemado. Revisó que nada se estuviera quemando en su casa y abrió la puerta de su vivienda. Vio que en la escalera estaba empezando a acumularse humo, y que éste procedía de uno de los pisos de arriba. Se dirigió a la cuarta planta.

Subió las escaleras y comprobó que el humo salía por las rendijas de la puerta del 4ºA, la vivienda que le pisa, de la que habían salido poco antes los ruidos. Llamó al timbre, pero nadie contestó. Hizo lo mismo con el 4ºB y obtuvo el mismo resultado. Bajó al 3º y tocó el timbre de la puerta de su vecino de planta. Tampoco salió nadie.

La ventana del dormitorio donde murieron las víctimas, junto con el aparato de aire acondicionado. La ventana del dormitorio donde murieron las víctimas, junto con el aparato de aire acondicionado.

La ventana del dormitorio donde murieron las víctimas, junto con el aparato de aire acondicionado. / Juan Carlos Vázquez

Eran más de las cuatro y cuarto de una madrugada de agosto y pensó que buena parte de sus vecinos estarían fuera de Sevilla. Sólo lleva viviendo tres meses en ese piso y en este periodo no le ha dado tiempo a conocer a los vecinos. No sabía de quién era el piso del que salía el humo ni tenía un número de teléfono al que llamar para avisar.  Preocupado, telefoneó a los Bomberos.

Cada vez que hay un aviso por un incendio en una vivienda, los Bomberos ponen en marcha un tren de salida formando por al menos cinco vehículos. Llegaron en apenas dos minutos, circulando a toda velocidad por unas calles en las que a esas horas no había tráfico alguno.

Cuando llegaron, los profesionales del servicio de extinción de incendios no encontraron lo que suelen hallar en otros incendios en vivienda. No había llamas, no salían lenguas de fuego por los balcones y todo estaba cerrado. No había puertas ni ventanas abiertas. En un extremo de la vivienda, en uno de los dormitorios, se concentraba una gran cantidad de humo.

Los Bomberos entraron en la habitación y descubrieron los cadáveres de Fermín Morante, de 66 años, y de Dolores Guerero, de 61. El matrimonio llevaba más de cuarenta años viviendo en la zona. Antes residían en un edificio cercano y se mudaron hace unos quince años al piso en el que han muerto. La familia deja dos hijos, que ya vivían emancipados. En el piso había un perro, que estaba vivo y que ha sido rescatado por los Bomberos y trasladado al zoosanitario, de donde en las próximas horas lo recogerán los hijos del matrimonio.

La Policía Nacional investiga ahora las causas del incendio y las circunstancias en el que éste se desarrolló. Parece claro que el fuego se originó en el dormitorio en el que se encontraba la mujer. El hombre estaría en una habitación cercana y se dio cuenta de que algo se estaba quemando e intentó reaccionar y rescatar a su esposa, de ahí los ruidos que escuchó el vecino de abajo. No pudo salvarla y ambos murieron intoxicados. La mujer también sufrió quemaduras.

Los servicios funerarios retiran uno de los cadáveres del matrimonio. Los servicios funerarios retiran uno de los cadáveres del matrimonio.

Los servicios funerarios retiran uno de los cadáveres del matrimonio. / Mariano Valladolid

Fue un incendio de combustión lenta. Es decir, no entró aire que avivara el fuego ni las llamas. Aunque en un primer momento se pensó que el origen podía estar en un fallo eléctrico en el aparato de aire acondicionado o en algún otro electrodoméstico, la investigación apunta ahora, después de que se le hayan practicado las autopsias a los cadáveres, a que fue un cigarrillo que prendió en el colchón lo que inició el fuego. 

La mujer había vuelto a fumar después de un tiempo sin hacerlo y pudo quedarse dormida fumando. El cigarrillo prendió en el colchón y generó el humo que se concentró en el dormitorio y terminó resultando mortal para la pareja. 

Durante el trabajo de los Bomberos en el piso se vivieron momentos de cierta tensión, puesto que algunos de los vecinos habían visto la tarde antes al matrimonio con su nieta, de corta edad, y se pensaron que la niña pudiera estar en la vivienda. 

Incendio con fos fallecidos en San Juan de la Salle

Varios residentes en la avenida de San Juan de la Salle consultados por este periódico han destacado que Fermín y Dolores eran unos vecinos "de los de toda la vida", con los que el paso de los años va haciendo que se cultive una amistad. A Fermín lo recuerdan como una persona que trabajó durante toda su vida como albañil y a ella como limpiadora. En los últimos años, ella padecía una enfermedad y tenía la movilidad reducida. Él se encargaba de cuidarla.

"¿Qué te puedo contar? Eran muy buenos vecinos. Menos mal que he pasado la noche fuera", explica la vecina del 4ºB, el piso colindante con el de los fallecidos. La mayoría de los residentes recuerdan a Fermín paseando al perro, algo que hacía varias veces al día. "Ha sido muy fuerte", decía una de las vecinas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios