Sevilla

La Fundación Atarazanas se queda sin sede municipal

  • Espadas le pide a la entidad que presente un proyecto para la cesión del local, ya que actualmente "no cuenta con trabajadores".

Comentarios 1

La Fundación Atarazanas se queda sin sede municipal. Dos funcionarios del Ayuntamiento se personaron ayer en el Pabellón de Colombia, en el Paseo de las Delicias, para pedir al presidente de esta entidad, José Manuel Conde, las llaves de este inmueble, una entrega con la que se pone fin a ocho años de cesión de dicho edificio, compartido con el consulado de Colombia. El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, propone a la fundación que presente un proyecto para poder aspirar a una sede que sea propiedad del Ayuntamiento, condición necesaria para este tipo de cesiones.

La llegada de los funcionarios municipales se produjo minutos después de que Conde ofreciera una rueda de prensa, con las cámaras de televisión aún delante. En dicha intervención, el presidente de la Fundación Atarazanas puso en duda "la palabra" del alcalde. "Si estos señores no se visten por los pies, apaga y vámonos", incidió Conde, quien aseguró que Espadas se había contradicho en las dos conversaciones mantenidas con él.

La primera de estas charlas se habría producido -siempre según la versión de Conde- a primeros de noviembre, cuando el alcalde le informó de que tendrían que abandonar el pabellón de Colombia. "En ese momento me dijo que no me preocupara, que el día que nos marcháramos contaríamos con un local municipal". Sin embargo, esta postura fue muy distinta a la segunda conversación telefónica, un mes después. "A primeros de diciembre volvimos a hablar. Me dijo que para solicitar un local deberíamos presentar un proyecto vinculado al quinto centenario de la circunnavegación de Magallanes", explicó el presidente de la fundación, quien admitió que dicha respuesta le causó "una gran indignación".

Espadas respondió horas después a estas declaraciones. El regidor hispalense repitió la condición imprescindible que ya le expresó a Conde hace un mes: la necesidad de que la entidad presente un proyecto. En este punto, recordó que la fundación no cuenta actualmente con ningún trabajador por cuenta ajena y que como "iniciativa privada" debe buscar "su propia sede". "Cuando se pide un espacio a una administración pública es porque detrás tiene que haber un proyecto, que especifique cuánta gente trabajaría allí y qué servicio prestaría", subrayó el alcalde, quien añadió que el Ayuntamiento "cuenta con otras peticiones de asociaciones de la ciudad".

A estos requirimientos se suma la solicitud del consulado de Colombia de ampliar su presencia en el pabellón de la Exposición de 1929, petición que cuenta con el respaldo de Espadas.

Fuentes municipales señalan que la cesión de este edificio a la Fundación Atarazanas, por un periodo de cinco años, fue aprobada en junta de gobierno el 27 de noviembre de 2008. En septiembre de 2016, después de casi ocho años, el gobierno local decidió iniciar el expediente para la extinción de la concesión. Durante este tiempo no se ha presentado ninguna alegación por parte de la citada entidad, por lo que la junta de gobierno decidió en diciembre declarar la extinción, cuya ejecución acabó ayer.

Conde adelantó que la fundación buscará un local para "seguir funcionando". Niega que esta situación se deba a la postura mantenida hasta ahora, contraria al proyecto de rehabilitación de los astilleros medievales del arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra y cuya licencia de obras ha quedado suspendida cautelarmente por la Justicia. La entidad aboga por que este espacio sea propiedad del Ayuntamiento y deje de estar en manos de la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios