Sevilla

El Herrera, un modelo a seguir

  • El instituto pionero en biligüismo logra excelentes resultados en lengua extranjera

Comentarios 2

El instituto Fernando de Herrera se ha convertido en el paradigma de centro bilingüe por los excelentes resultados cosechados en lengua extranjera. Este instituto fue el pionero -junto al Cánovas del Castillo de Málaga- en aplicar este programa promovido por la Consejería de Educación. En estos 10 años han sido unos 300 alumnos los que se han beneficiado de este sistema de enseñanza.

El bilingüismo en francés se aplica en una línea educativa que comprende los cuatro cursos de la ESO y los dos del Bachillerato. Los alumnos llegan ya con un gran nivel en el idioma galo porque la mayoría proceden del centro adscrito Joaquín Turina, colegio bilingüe de francés. Durante los dos primeros cursos de la ESO se imparten 28 horas semanales en francés. En tercero se incrementa a 32 horas.

La directora del colegio, Alicia Muñiz, se congratula de los resultados: "Son excelentes. Además, es el colegio público que mejores notas obtiene en lengua extranjera en la Selectividad". Basta con mirar las calificaciones de años anteriores. Pocos alumnos son los que bajan de notable. Y el inglés no se resiente. "Al revés -dice Alicia- el conocimiento previo de otra lengua extranjera facilita el aprendizaje de una nueva".

El Fernando de Herrera cuenta con profesores bilingües licenciados en francés. Sus alumnos participan en intercambios con adolescentes galos. Algunos de estos viajes son minicursos que se prolongan 15 días. José Luis González, Ana María Salázar y Gonzalo Ortiz son tres alumnos que están acostumbrados a estos intercambios. Han conseguido alcanzar tal desenvoltura que apenas notan diferencia cuando aprenden una materia en francés.

Encarna Ferrón, coordinadora del programa bilingüe del Herrera, se reúne cada dos meses en la Delegación con los representantes de otros centros. Allí constata que las principales preocupaciones surgen en los centros que acaban de acogerse y que disponen del "año cero" para prepararse. "Durante este tiempo los profesores tienen que actualizar su formación y obtener el material necesario. Con el tiempo van solucionándose muchas carencias hasta conseguir la estabilidad".

Sin embargo, tanto ella como Alicia coinciden en que con la generalización del bilingüismo se ha perdido cierta calidad. "Quien mucho abarca poco aprieta -dice la directora- y ahora el proceso no está tan tutelado como antes para exigir una formación continua en los docentes. Además, no hay una subvención concreta para el programa, sino que se incluye en los gastos de funcionamiento. Sería necesaria mayor ayuda".

El Herrera cuenta con dos auxiliares lingüísticos. Se trata de personal no docente que procede del país en el que se habla la lengua que se imparte en los cursos bilingües. Asesoran al profesor y conversan con los alumnos.

Una de las mayores críticas que recibe este sistema es la elección de una o dos líneas en un centro, lo que marca cierta diferencia formativa con el resto de alumnos. A este respecto, Alicia subraya que son los alumnos bilingües los que tienen mayor carga de trabajo. Y una cosa esta clara: "Para que el bilingüismo funcione hace falta formación, continuidad en el profesorado, y sobre todo, motivación por parte del alumno y de los docentes". Todo un reto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios