Sevilla

Dos jóvenes sevillanos idean un sistema con inteligencia artificial para controlar el aforo en el pequeño comercio

  • José Antonio Matos y Antonio Montaño diseñan un sistema para que los establecimientos controlen fácilmente la entrada y salida de clientes

Un ejemplo de la apariencia del sistema controlatuaforo. Un ejemplo de la apariencia del sistema controlatuaforo.

Un ejemplo de la apariencia del sistema controlatuaforo. / M. G.

La tecnología ha sido una de las grandes aliadas durante el confinamiento para millones de personas. Ahora, en desescalada, pretende seguir siéndolo. En este caso, gracias a dos jóvenes emprendedores sevillanos que cursan el Máster en Inteligencia Artificial en la Universidad Méndez Pelayo. Son José Antonio Matos y Antonio Montaño. Ellos han ideado un sistema de control de aforo que puede facilitar en gran medida el trasiego de clientes en los comercios sin incumplir las medidas impuestas durante las fases de desescalada.

Este sistema, llamado controlatuaforo, es capaz de analizar en tiempo real el flujo de personas que entran y salen de una estancia. Mediante una pequeña pantalla se muestra al cliente el aforo actual en la sala y la posibilidad de entrar o no, según las características de espacio del comercio. Se trata de un sistema autónomo que no necesita conexión a internet para poder funcionar, puesto que es posible configurarse el aforo manualmente a través de la interfaz táctil del sistema, así como visualizar estadísticas diarias del aforo en la estancia.

Esta imagen aparecería en la pantalla cuando el comercio esté al completo de su aforo. Esta imagen aparecería en la pantalla cuando el comercio esté al completo de su aforo.

Esta imagen aparecería en la pantalla cuando el comercio esté al completo de su aforo. / M. G.

El aparato se componen de una pequeño sistema integrado en una pantalla táctil, que es posible anclar a cualquier dispositivo, así como fijar a cualquier superficie. Basta con situar la cámara en un lugar elevado encima de la entrada y realizar unos ajustes mínimos de control para verificar que el sistema trabaja adecuadamente.  El objetivo de estos jóvenes es que sea económico, sencillo de montar y funcional, para que nadie por culpa del Covid-19 se quede sin poder abrir su negocio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios