Tribunales

Investigan a un hombre por abusar sexualmente de su vecino con síndrome de Down

  • La víctima es un adulto con el 69% de discapacidad. Sus padres denunciaron los hechos.

El Juzgado de Instrucción 5 de Sevilla investiga a un hombre como presunto autor de un delito de abusos sexuales a su vecino, un adulto con síndrome de Down, tras la denuncia presentada por los padres de éste basada en su relato y en un informe médico.

La denuncia fue presentada por los padres el pasado 5 de octubre ante la Policía, en la que relataron su hijo, con una discapacidad del 69%, llevaba tiempo "triste", hablando poco y cuando le preguntaban qué le ocurría contestaba con "evasivas" hasta que dos días antes relató a su padre que su vecino J.M.M. abusó sexualmente de él.

La Policía detuvo a J.M.M. ese día por un delito de abusos sexuales si bien éste rehusó declarar en comisaría, al tiempo que tomó declaración a su hermano, quien atribuyó la causa a una denuncia del padre porque días antes le dijo que le iba a denunciarlo por vender tabaco de contrabando.

Los agentes también tomaron declaración a otra vecina que relató que la víctima le había contado lo mismo que a sus padres.

J.M.M. fue puesto a disposición del juez el 6 de octubre, que acordó su ingreso en prisión preventiva -como pidió la Fiscalía- ante la "la gravedad de los hechos y la importante penalidad que tienen asignada en el ordenamiento jurídico penal (de cuatro a diez años de prisión), de la que cabe presumir objetivamente riesgo de fuga", según el auto al que ha tenido acceso Efe.

El juez también justificó el ingreso en prisión a fin "evitar la reiteración delictiva" o de que el investigado pueda "perjudicar la instrucción o pueda perturbar de alguna forma a la víctima para que modifique su declaración".

No obstante, la defensa de J.M.M -que ejercen los abogados David Pareja y Juan Miguel Podadera- recurrió la prisión preventiva comunicada y sin fianza señalando que para salvaguardar la integridad de la víctima "bastaría con una medida de alejamiento" que podría cumplir yéndose a casa de un familiar, ya que además el investigado presenta una "grave discapacidad visual" por la que necesita vivir acompañado.

El juez dictó el 8 de enero un auto en el que revocaba la prisión y decretó la libertad provisional de J.M.M. con la obligación de personarse en los juzgados todos los viernes y la prohibición de no aproximarse a la víctima a menos de 500 metros ni de comunicarse con el chico.

La defensa mantiene que hay "más que una sospecha de que la denuncia obedece a un interés espurio por parte del padre" del chico, el investigado salió de la cárcel ayer mismo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios