Los Invisibles | Guillermina Heredia

“La vida de Joyce no es muy edificante, las cartas a su mujer son tremendas”

  • Sus nietos asocian la palabra Ulises con la abuela, con esta malagueña que rinde tributo a Joyce en sus ponencias y sus regalos de pasas o jabones

Guillermina Heredia, junto a la antigua Fábrica de Tabacos donde descubrió el 'Ulises'. Guillermina Heredia, junto a la antigua Fábrica de Tabacos donde descubrió el 'Ulises'.

Guillermina Heredia, junto a la antigua Fábrica de Tabacos donde descubrió el 'Ulises'. / Juan Carlos Vázquez

JOYCEANA tardía, Guillermina Heredia, malagueña nacida en Madrid, descubrió el Ulises en Sevilla y buscó su legado en Dublín y también en Gibraltar. Lo lee y relee, una fascinación en la que con distintos grados ha implicado a toda su familia. Dos hijos. Seis nietos.

–García Tortosa la llama en la dedicatoria “Molly Bloom al revés”...

–Fue quien me descubrió el Ulises, también a Shakespeare. Ahora somos muy amigos.

–¿Tiene algo de gibraltareña, como ese personaje?

–Conocía Gibraltar porque soy malagueña, porque he vivido en Jerez, pero he vuelto a ir después de leer el Ulises y lo ves de una manera diferente.

–Su ejemplar del Ulises está lleno de pespuntes y ‘post it’. Parece el manual de un opositor...

–Para las ponencias, señalo lo que me llama la atención.

–¿Cómo surge el flechazo?

–Cuando me vine de Jerez, me encontré sin trabajo. Me apunté al Aula de la Experiencia y así entré en contacto primero con Ricardo Navarrete y después con García Tortosa.

–Su perfil no es convencional...

–Yo siempre he sido maestra de niños. En Málaga lo dejé cuando me casé. Estuve españoleando con mi marido.

–¿Qué es españolear?

–Recorrer media España. Vivimos en Aranjuez, Madrid, Albacete, Palencia. Mi marido es ingeniero agrónomo, experto en genética de las plantas. Donde enfermaban las plantas, allí iba.

–¿Cuándo llegan a Sevilla?

–Hace veinte años. El mismo año que sale la edición del Ulises de Cátedra nos compramos la casa.

–¿Es una atracción intelectual?

–A veces es hasta física, como la del pasaje del niño feúcho y débil que le recuerda su infancia a Stephen Dedalus.

–¿Viajó al origen, a Dublín?

–Sí. Y tuve la suerte de recorrer la ciudad con una familia que me llevó a los lugares de Joyce. Sus hijos me acercaron en un tren hasta la torre Martello.

–Una maestra de escuela especialista en el ‘Ulises’. ¿Lo recibieron con sorpresa?

–Hay gente que se mete conmigo, que me dices cosas feas, porque Joyce también las decía. Su vida no fue muy edificante que digamos. Las cartas a su mujer son tremendas. Pero cuando abro el libro cada página te descubre un mundo diferente.

–¿Qué ha descubierto?

–A mí me fascina la astronomía. Los primeros jueves de mes voy a la Casa de la Ciencia. En el Ulises están las galaxias, las constelaciones, los eclipses. Soy patrona de yate y de embarcaciones de recreo. Tengo hasta tres copas de esquiadora acuática. Cuando voy a la playa repito algunas preguntas del libro: ¿por qué los peces no están salados? Leopold Bloom es un precursor del móvil. Cuando van a enterrar a su amigo Paddy Dignam, dice que sería muy útil un teléfono en el ataúd por si el muerto se despierta.

–En el ‘Ulises’ y el ‘El Jarama’ de Sánchez Ferlosio se habla de las pasas de Málaga...

–En el último encuentro regalé a los ponentes una bolsita con pasas de Málaga para la memoria.

–¿Sigue españoleando?

–En Bilbao di una ponencia sobre las constelaciones. En La Coruña, sobre las supersticiones. Lo próximo me gustaría hacerlo sobre los colores o sobre las flores.

–Por ahí vuelve a su marido, el ingeniero agrónomo...

–Hacía las fotos y el power point. Y se queda con las frases del Ulises, porque lo leo en voz alta.

–¿Más parientes en la causa?

–Mi hermana Sofía hizo 78 jabones de limón, como el que lleva Leopold Bloom que se lo va cambiando de bolsillo.

–¿Sus nietos asocian Ulises con los dibujos animados o con un personaje mitológico?

–Los tengo de seis a catorce años. Ulises les suena a la abuela.

–¿Celebrará el bloom’s day?

–En Sevilla el bloom’s day se ha perdido. En Cádiz sí lo van a celebrar. Están comparando la torre Martello con la torre Tavira.

–¿Más allá del ‘Ulises’?

–Me emociona el Retrato del artista adolescente. La marcha al internado, los miedos al agua, a los perros. La visión de la chica en el pescante del tranvía. Y sus únicas armas: el silencio, el destierro, la astucia. Conmovedor.

–Dicen que ‘Sur’, la última novela de Antonio Soler, es tributo malagueño al ‘Ulises’ del autor de ‘El camino de los ingleses’, que llevó al cine Antonio Banderas...

–Antonio Banderas y Paco de la Torre le están dando mucho a Málaga. ¡Qué buen alcalde!

-La última página del ‘Ulises’ es la mejor postal de Andalucía...

–A veces me pregunto cómo la leerán un checo, un polaco o un francés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios