Salud

La Junta mantiene en "principios de enero" la puesta a punto del Hospital Militar

Un cartel indica obras en el entorno del Hospital Militar en Los Bermejales. Un cartel indica obras en el entorno del Hospital Militar en Los Bermejales.

Un cartel indica obras en el entorno del Hospital Militar en Los Bermejales. / Juan Carlos Muñoz

Se reafirma el compromiso, pero se siguen sin despejar muchas dudas. Es el resumen de las declaraciones hechas este lunes por el consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, sobre la prevista inminente reapertura del Hospital Militar.

En rueda de prensa, Bendodo ha apuntado que se mantiene "final de diciembre, principios de enero" como la fecha en la que estará terminada la primera fase de unas obras que supondrá la apertura de camas de hospitalización convencional, de UCI y medios diagnósticos centradas en el tratamiento de enfermos Covid y que el personal que trabaje en este centro estará adscrito al Hospital Virgen del Rocío, recibiéndose "en función de las necesidades de las unidades clínicas que se vayan poniendo en funcionamiento". Una información, no obstante, que a días supuestamente de su puesta en servicio no despeja las incógnitas que rodean la inminente reapertura de este colosal edificio de la sanidad pública andaluza abandonado hace 16 años y por las que precisamente mañana se ha convocado una movilización impulsada por el sindicato CCOO, que ve como la sombra del Isabel Zendal levantado por Ayuso en Madrid planea sobre las instalaciones sevillanas. 

Las dudas surgen porque, con la inauguración a la vuelta de la esquina, nadie tiene detalles sobre cuestiones básicas como de dónde se va a sacar el personal sanitario o cómo va a ser su gestión. Pese a las recientes declaraciones de Bendodo siguen sin responderse interrogantes como cuál será la dotación de personal y de dónde saldrán estos trabajadores en un momento en el que sindicatos y organizaciones médicas y de enfermería, y el propio consejero de Salud ha corroborado, "las bolsas del SAS están vacías".

Para CCOO, para tener tan cerca ya la apertura del Hospital Militar, siguen sin explicarse cuestiones como si el centro va a contar con servicios de laboratorio y radiología propios. También alega el sindicato que no se ha explicado si el mantenimiento y la limpieza del nuevo hospital van a ser públicas o privados y destaca que sí que han podido constatar que se está buscando una contrata externa para hacerse cargo de la cocina.

Comisiones Obreras defiende que con la manifestación de mañana, que partirá a las 10:00 del Hospital Macarena para concluir en el Parlamento de Andalucía, pretende reclamar para el nuevo hospital sevillano que sea 100% público, incluyendo cocinas, mantenimiento, limpieza y los servicios de apoyo administrativo. Para el sindicato el Militar tiene que tener laboratorio y servicio de radiología propios desde su apertura.

"La apertura del Militar en Sevilla tiene que tender a convertirse en un hospital completo, dotado con los servicios principales", defienden desde CCOO.

En lo referente al personal del hospital, el sindicato considera que "tiene que ser seleccionado ofreciendo, en primer lugar, la opción al personal fijo e interino de los demás hospitales de Sevilla de trasladarse al mismo, y los huecos que dejen estos, se tienen que cubrir al 100%". Según el sindicato, las vacantes que resten se ofrecerían como interinidades a través de la Bolsa de Contratación se.

Mientras tanto, y sin ofrecer más detalles, Bendodo insistió ayer en destacar como la Junta "recupera" ahora una instalación "abandonada" por los anteriores gobierno del PSOE y que el actual de PP y Ciudadanos va a hacer "una realidad".

"Abrimos en menos de dos años una infraestructura sanitaria que el anterior Gobierno tenía literalmente abandonada", ha subrayado.

16 años de abandono

En agosto pasado, la Consejería de Salud aseguró que con las obras en el hospital, con un coste de 8,2 millones de euros, pretendían abrir 150 camas de hospitalización y 25 de UCI para aumentar la capacidad de atención especializada de Sevilla y su provincia ante una posible nueva ola de Covid-19.

El Hospital Militar fue cedido por el Ministerio de Defensa a la Junta de Andalucía en 2004, cuando tenía 750 camas, y en 2005 se iniciaron unas obras de remodelación que quedaron interrumpidas en 2012.

En la Exposición Universal de 1992, el centro sanitario fue el hospital de referencia para los jefes de estado y las celebridades que visitaron Sevilla, según han recordado fuentes sanitarias.

En febrero pasado, el presidente andaluz, Juanma Moreno, lamentó que su Ejecutivo se encontró "un edificio deteriorado por valor de más de quince millones de euros y tres contratos con la empresa productora pendientes de liquidar".

Según dijo Moreno, la Junta recibió el complejo en el 2004 con la tecnología médica "más avanzada", helipuerto, 750 camas, 240 habitaciones individuales, 29 especialidades médicas y cinco quirófanos, y lo que hizo el PSOE "fue cerrarlo, alegando que necesitaba obras".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios