El uso de la vía pública

La Justicia zanja la reordenación de la Avenida

  • La sentencia sostiene que los bares no pueden exigir indefinidamente la ocupación de la vía pública

  • La medida de la Gerencia eliminó 76 mesas y 214 sillas

Terraza de velador con separadores en la Avenida de la Constitución. Terraza de velador con separadores en la Avenida de la Constitución.

Terraza de velador con separadores en la Avenida de la Constitución. / José Ángel García

Polémica zanjada. La Justicia ha dictado una sentencia que mantiene la reordenación de los veladores decretada por la Gerencia de Urbanismo para los bares de la Avenida de la Constitución. El juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 6 de Sevilla ha rechazado el recurso interpuesto por la empresa Santa Ana 5, Candies Delivery S. L. contra la desestimación al acuerdo de la comisión ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo por la que se aprobó la reordenación de los veladores hace ahora dos años y medio.

La sentencia es clara. Tras recordar que la ordenanza que regula la instalación de veladores especifica que la instalación y funcionamiento de las terrazas será siempre en precario y estarán dispuestas a las modificaciones que pueda decidir el Ayuntamiento que se reserva el derecho a dejarla sin efecto, limitarla o reducirla en cualquier momento si existiesen causas razonadas, la juez apunta que “de la lectura de este artículo cabe concluir que la actora no ostentaba ni ostenta derecho subjetivo alguno para poder exigir indefinidamente la ocupación de la vía pública, ni tampoco la ocupación indefinida en la forma en que lo venía haciendo”.

El demandante sostenía que el plan de ordenación de usos de terrazas de veladores en la Avenida de la Constitución no era otro que la reducción del número de mesas y sillas ante la supuesta existencia de un espacio saturado, por lo que Urbanismo debió tramitar con carácter previo la correspondiente declaración de espacio físico saturado. La magistrada entiende que “nos encontramos ante una resolución que califique determinados espacios como físicamente saturados a efectos de instalación de nuevas terrazas, sino ante un plan de ordenación de veladores que afecta incluso a los ya existentes”.

En la Avenida se redujo un 27,6% las mesas y un 41% las sillas, así como el uso de elementos auxiliares. En este espacio se exige también la presencia de separadores para el acotamiento y distinción de las terrazas siguiendo un modelo dado desde el propio Ayuntamiento. Sólo en esta céntrica vía había licencia para instalar un centenar de mesas y más de 350 sillas, aunque era evidente que en algunas horas del día y en determinadas fechas festivas la ocupación era bastante mayor. Las terrazas contaban también con sombrillas y numerosos elementos adicionales, como pizarras, separadores y otros reclamos publicitarios que distorsionaban notablemente el paisaje del centro, amén de dificultar la circulación en una vía que cuenta con el paso del tranvía, carriles bici y espacios peatonales.

La magistrada entiende que no era un espacio saturado, sino un plan de ordenación

En los últimos meses los técnicos de la Gerencia no han encontrado incumplidores de la ordenanza. Tras semanas de negociación, la Gerencia acordó con los hosteleros la eliminación de 76 mesas y 214 sillas (la mitad de la propuesta inicial) con el objetivo de garantizar la accesibilidad, los itinerarios peatonales y mejorar el paisaje.

La mayoría de los establecimientos de hostelería han instalado separadores para el acotamiento y distinción de las terrazas siguiendo un modelo realizado por los técnicos del servicio de reordenación de la vía pública que recuerda a las rejas de las casetas de Feria. Ancladas al suelo, permiten controlar que los bares instalen más mobiliario del permitido en la licencia.

Otro de los retos que ha afrontado la Gerencia en el último año ha sido la reordenación este enclave monumental que hoy cuenta con otra estética. Hace un año se aprobaron unos nuevos criterios para regular los elementos publicitarios de los comercios, que han tenido que adaptarse por obligación a estas normas, en un enclave muy afectado por el aumento del turismo. El proceso arrancó con una fase de adecuación voluntaria, en la que actuaron menos de la mitad de los comercios, y luego Urbanismo intervino retirando los elementos publicitarios directamente.

Un estudio previo a la aplicación de esta medida detectó que el 82% de los elementos publicitarios existentes en la Avenida de la Constitución, la Puerta de Jerez y la calle San Fernando no se ajustaba a la ordenanza municipal. Entre ellos, se encontraban entidades bancarias, despachos, oficinas, bares y comercios y sedes administrativas, como es el caso del Servicio Andaluz de Salud, con gran un rótulo verde en la fachada justo frente la Catedral. No se trata de eliminar la publicidad, sino de hacerla compatible y respetuosa con los valores patrimoniales de un enclave definido por la Catedral, el Alcázar y el Archivo de Indias.

En paralelo, el pasado invierno Urbanismo ha ampliado esta iniciativa para acabar con la excesiva contaminación visual existente también en el barrio de Santa Cruz, la calle Hernando Colón y la Plaza del Salvador. Estas actuaciones forman parte de un plan más global. La Comisión Ejecutiva de Urbanismo aprobó hace ahora dos años un plan de trabajo para la protección del paisaje urbano, con un diagnóstico previo que contaba con un presupuesto de 72.000 euros de licitación y que sirvió de base a la elaboración de una ordenanza para la regulación del paisaje de la ciudad.

Mesas y sillas en la Avenida a la altura de la calle Alemanes. Mesas y sillas en la Avenida a la altura de la calle Alemanes.

Mesas y sillas en la Avenida a la altura de la calle Alemanes. / José Ángel García

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios