Gestación subrogada Kiev: recién nacidos atrapados en el limbo

  • Una familia relata el ‘calvario’ por la imposibilidad de volver a España por una instrucción que no reconoce a hijos nacidos por gestación subrogada, un problema que afecta a decenas de parejas

Kiev: recién nacidos atrapados en el limbo

Tras agotar todas las opciones de la reproducción asistida para cumplir el profundo deseo de ser padres, un matrimonio sevillano, Javier y Gloria, comenzó el pasado año un proceso inviable legalmente en España, pero normalizado en otros países como Ucrania, Canadá y EEUU: la gestación subrogada, conocida popularmente como vientre de alquiler.

El sueño de esta pareja de Triana se convirtió en pesadilla hace unos meses. Durante años, y hasta finales de febrero, los niños nacidos por gestación subrogada en Ucrania lograban la nacionalidad española con el reconocimiento del vínculo biológico paterno; es decir, el ADN del padre, mediante un proceso burocrático que requería unos dos meses.

Una instrucción del 18 de febrero de este año de la Dirección General de los Registros y del Notariado anula la posibilidad del vínculo biológico paterno para lograr la nacionalidad de estos niños. El texto de esta instrucción comienza así: “La gestación por sustitución constituye un fenómeno en el que se produce una grave vulneración de los derechos de los menores y de las madres gestantes”, según consta en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 21 de febrero.

Esta medida adoptada por el Ministerio de Justicia ha cambiado las reglas del juego, de un día para otro, para las familias que deciden cruzar la frontera y acceder a la gestación subrogada en un país europeo donde está permitida y reconocida. Decenas de recién nacidos han quedado atrapados en el limbo en Kiev (Ucrania). Estos niños, pese al ADN del padre y en muchos casos también de la madre, no son, hoy en día, reconocidos como españoles.

Las familias españolas en Kiev. Las familias españolas en Kiev.

Las familias españolas en Kiev. / D. S.

“El reconocimiento de filiación ante el encargado del Registro Civil español, aportando incluso el ADN del padre como parte de la documentación, ha permitido que estos niños lograran la nacionalidad española durante aproximadamente una década”, explica la letrada Ana Miramontes, que defiende a varias de las familias atrapadas en Kiev. Ahora, sin nacionalidad reconocida, estos niños son apátridas. “La fórmula más cierta de momento para que puedan salir del país y volver a España es solicitar el reconocimiento de la ciudadanía ucraniana para esos niños”, añade la abogada.

Una instrucción impide la nacionalidad a niños nacidos en Ucrania por gestación subrogada

Atrapadas en Ucrania con sus hijos, las familias viven un calvario desde hace meses. Carentes de Seguridad Social, tienen que afrontar no sólo la residencia en Kiev, sin fecha de vuelta, sino también la asistencia sanitaria de sus hijos (reconocimientos de pediatras, vacunas, etc.) Entre las familias atrapadas en Kiev se encuentran Javier y Gloria, padres de un pequeño muy deseado que nació el pasado 4 de marzo. Esta pareja sevillana se ha visto obligada a permanecer en Ucrania, ante los intentos fallidos de lograr la nacionalidad española del pequeño y su traslado a Sevilla.

Un padre muestra su principal necesidad: pasaporte para su bebé. Un padre muestra su principal necesidad: pasaporte para su bebé.

Un padre muestra su principal necesidad: pasaporte para su bebé. / D. S.

Sus abuelos, angustiados, describen el “sin sentido” de la situación: “Mi hijo pidió el permiso de paternidad y mi nuera, una excedencia, pero el tiempo transcurre y se agotan los plazos. Necesitan volver para retomar sus puestos de trabajo y sus propias vidas. La única opción que tienen es solicitar la nacionalidad ucraniana, ante la negativa de España de inscribir a nuestro nieto, pero esto puede tardar 90 días. Es demasiado tiempo. Tienen que pedir prórrogas para continuar en Ucrania. Muchos niños han regresado, pero mi nieto nació después de la instrucción que no reconoce a estos niños”, explica Francisco, el abuelo, con palabras marcadas por una profunda angustia.

Aunque en España la gestación subrogada no está permitida, cientos de parejas deciden viajar a EEUU, Canadá o Ucrania para ser padres. Distintas agencias y clínicas se han especializado en estos países en la gestación subrogada.

Las familias llevan meses en Kiev sin respuestas y sin fecha de regreso a España

En una rápida búsqueda en internet aparecen decenas de firmas de clínicas y agencias. En Ucrania se estima que funcionan más de una decena de clínicas, que ponen en contacto a las gestantes y a las parejas que desean ser padres. Este proceso supone un coste de unos 50.000 euros en Ucrania y unos 120.000 euros en EEUU.

El profundo deseo de ser padres embarca a un nutrido grupo de parejas en este proceso. Cada año se estima que nacen unos 1.000 niños, de padres españoles, a través de la gestación subrogada, según cifra la Asociación Son Nuestros Hijos. “Han convertido a estos niños en apátridas al no reconocer el vínculo biológico paterno, lo que es de obligado cumplimiento según los Derechos Humanos”, añade Marcos Journet, presidente de la Asociación Son Nuestros Hijos.

El problema del reconocimiento de estos niños como nacionales se ha resuelto en EEUU y en Canadá a través de sentencias judiciales. En el caso de Ucrania no existe, de momento, juridisprudencia al respecto, ya que el reconocimiento de la nacionalidad española estaba resuelto desde hace años hasta la última instrucción de febrero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios