Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla

'Macrorredada' de la Policía en las Tres Mil Viviendas

  • Los agentes registran más de 20 pisos en el Polígono Sur en busca de drogas y armas. Se han hallado al menos dos pistolas, una escopeta de caza y un kilo de hachís.

La Policía Nacional tomó este martes el Polígono Sur en busca de armas y drogas, en una macrorredada en la que se llegaron a realizar 20 registros domiciliarios y han sido detenidas ya once personas, a las que se intervinieron al menos dos pistolas y un kilo de resina de hachís. A la hora de cierre de esta edición la operación continuaba abierta, por lo que no se descarta que el número de arrestados pueda incrementarse en las próximas horas. Esta importante operación policial se produce apenas un mes después de la muerte de la pequeña Encarnación S. S., de 7 años, alcanzada por una bala perdida en un tiroteo ocurrido en las Tres Mil Viviendas el 21 de agosto. 

Aunque la redada de este martes no está directamente relacionada con este hecho, no deja de suponer un incremento de la presión policial contra los diferentes clanes que manejan la venta de drogas y de armas de fuego en la zona más deprimida de la ciudad. La intervención se produce precisamente en unos días en los que los vecinos del Polígono Sur han mostrado en repetidas ocasiones su hartazgo por los continuos tiroteos que se suceden cada noche en las calles del barrio y mientras se está a la espera de que por fin se apruebe el nombramiento del nuevo comisionado del Polígono Sur. 

La macrorredada se inició a primera hora de la mañana, sobre las siete. A esa hora comenzaron de manera simultánea todos los registros, de forma que fue necesaria la presencia de hasta 14 secretarios judiciales para levantar acta de lo intervenido. Algunos registros concluyeron hora y media después y otros se prolongaron algo más. En estos registros se detuvieron a al menos diez personas, que fueron trasladadas poco después a los calabozos de la Jefatura Superior de Policía, donde han pasado la noche y permanecen a la espera de prestar declaración ante la Policía y de ser puestos a disposición judicial. Este miércoles ha sido detenida otra persona.

Además, fueron intervenidas dos pistolas, una escopeta de caza y un kilo de resina de hachís. Varios de los detenidos pertenecen al clan de los Mariano y alguno de ellos es pariente lejano de la menor asesinada el 21 de agosto. Otros registros fueron en domicilios de otro clan muy conocido en el barrio, como es el de los Mikhailovich, enfrentado con el de los Mariano. A ambos clanes se les ha relacionado históricamente en las Tres Mil Viviendas con el tráfico de drogas. 

La macrorredada responde a una doble operación policial. Por un lado están doce de los registros, que fueron ordenados por el juzgado de Instrucción 9 de Sevilla. Esta parte de la operación está declarada secreta por el juez, por lo que no han trascendido los detalles de la misma. 

Las ocho entradas en domicilio restantes fueron ordenadas por el juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Dos Hermanas. Este órgano investiga dos tiroteos ocurridos la pasada primavera entre miembros de los clanes de los Mikhailovich y de los Mariano, este último emparentado lejanamente con la niña asesinada presuntamente por los miembros de otro clan, el de la Perla, que erraron el tiro cuando trataban de vengar un secuestro. Los enfrentamientos a tiros entre los Mihailovich y los Mariano se han sucedido en los últimos años en numerosas ocasiones. 

Los últimos tiroteos ocurrieron en una urbanización llamada La Hermandad, que pertenece por término municipal a Coria del Río pero que está al otro lado del Guadalquivir, en la carretera de Isla Menor, muy cerca de Dos Hermanas. En esta urbanización tienen chalés algunos de los integrantes de ambas familias. 

El primero de los tiroteos que investiga este juzgado ocurrió ocurrió la madrugada del 23 de mayo, en la calle Nogal de esta urbanización. Hasta allí se desplazaron varios miembros de uno de los clanes y pidieron a los inquilinos de una de las casas que saliera. Al ver que nadie salía de la vivienda, los agresores comenzaron a disparar sus pistolas y escopetas contra un coche de la familia rival, un Audi Q7 que estaba aparcado en la puerta. Tras destrozar el vehículo, los pistoleros se marcharon sin tratar de entrar en la casa. 

Dos días después se produjo la respuesta, también en la misma urbanización. En esta ocasión la familia que había sido víctima del primer tiroteo abrieron fuego contra un Porsche Cayenne de uno de los integrantes del clan rival. En ambos casos, la Policía Científica estuvo tomando muestras de los escenarios de los disparos, recogiendo casquillos y vainas. La investigación culminó ayer con la entrada en los pisos de ambos clanes en las Tres Mil Viviendas. 

En la operación han participado numerosos agentes de la Policía Nacional, dirigidos por el Grupo de Atracos, que se encarga del tráfico y la tenencia de armas de fuego, y por la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco), especializada en el tráfico de estupefacientes. Durante la tarde, un grupo de agentes seguía buscando más armas y más droga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios