Sevilla

Macrorredada en el Vacie

  • La Policía Nacional cierra el asentamiento en una operación contra la falsedad documental para cobrar ayudas.

  • Hay 24 detenidos, la mayoría de ellos portugueses

Comentarios 3
Un joven fuma un cigarrillo junto a un niño en el asentamiento chabolista del Vacie. "Hablar van a hablar hoy poco aquí. Pregunte usted a los viejos. Ahí los tiene". Señala una de las primeras casas junto a la rotonda de entrada del poblado. En la puerta, un hombre trabaja con unas herramientas junto a una camioneta desvencijada. El periodista empieza a preguntar, pero el hombre abre la boca y hace señas dirigiendo una mano al oído. "Oiga, que es que no oye, ¿qué desea?", dice una voz desde dentro de la casa.
Sale un hombre de mediana edad y explica que ha habido una redada y que la Policía se ha llevado detenidos a muchos habitantes del asentamiento. "Hasta a los inocentes", cuenta, y relata el caso de un familiar suyo que es pastor en una iglesia del poblado. "¿Qué tiene que ver ese hombre?", se pregunta. Es habitual en el Vacie, y en la mayoría de zonas deprimidas de la ciudad, que los habitantes acusen a la Policía de detener a personas injustamente.
Esta vez no es una excepción. Es mediodía. Hace poco que se ha marchado la Policía, que ha mantenido el poblado cerrado durante varias horas. Desde primera hora de la mañana del martes, decenas de agentes han tomado las calles del Vacie y han impedido que nadie entre o salga del asentamiento. Policías en coche, en moto, a caballo y hasta en helicóptero han participado en una operación policial que tenía como objetivo desmantelar una organización dedicada a la falsificación de documentos para cobrar ayudas y subvenciones públicas de manera fraudulenta.
Agentes en el Vacie. Agentes en el Vacie.

Agentes en el Vacie. / Juan Carlos Vázquez

La redada acabó con 24 personas detenidas, la mayoría de ellas en el Vacie pero también algunas en Torreblanca y en Las Vegas, la zona más conflictiva del Polígono Sur. Entre los arrestados hay varios ciudadanos portugueses, y en la operación han particidado policías de este país. En el Vacie hay varios clanes portugueses instalados desde hace mucho tiempo y ha sido un sitio habitual de refugio de delincuentes lusos. Hace unos años fue detenido en el poblado Augusto Soares dos Anjos, el Pecas, un atracador que mató a un policía en el Algarve y huyó hasta el Vacie.
La investigación procede de una unidad central de Madrid, el área de Inteligencia de la Sección de Documentación, y en ella han colaborado agentes de la Policía Judicial de Sevilla. Se hicieron 27 registros y se han intervenido efectos procedentes de robos, documentación que acredita la falsedad documental y una escopeta de cañones recortados, junto con munición. El entramado criminal se dedicaba a conseguir identidades fraudulentas para así recibir ayudas y subvenciones que en ningún caso les correspondía. Estas identidades fraudulentas estaban asentadas en soportes buenos, como DNI y pasaportes, pero para su expedición habían aportado documentación falsa. Lo hacían inscribiendo a niños fuera de plazo en el Registro Civil, utilizando para ello testigos falsos. Así, por ejemplo, se beneficiaban de las ayudas por familia numerosa.
El Vacie es ahora la mitad que hace unos años. La intervención municipal en el poblado ha reducido las chabolas a la mitad. "Pero es grande, sigue siendo grande", dice un joven que se queja de que la Policía le ha impedido salir del poblado durante toda la mañana. "Vivir aquí sólo trae problemas. La Policía nos molesta un día sí y otro también. A mí me gustaría que los políticos y los policías se pasaran una semana viviendo aquí como nosotros y sacaran sus propias conclusiones", detalla el joven. Las calles del asentamiento están embarradas después de varios días de lluvia. No hay tanto ajetreo como otras veces.
Buena parte de la población está fuera, cerca de la Jefatura de Policía esperando el futuro de sus familiares. Los niños están casi todos en la escuela y los jóvenes matan el tiempo. Se acerca otro: "No tenemos salida. Yo me he visto obligado a robar para comer. Quiero que lo sepa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios