Sevilla

Mercadillo ilegal del Charco de la Pava: Seis veces más basura que en el derbi

  • Entre agosto y mediados de octubre los operarios de Lipasam ha retirado de la zona más de 140.000 kilos de residuos.

Un patrullero de la Policía Local en el Charco de la Pava para impedir la instalación del mercadillo. Un patrullero de la Policía Local en el Charco de la Pava para impedir la instalación del mercadillo.

Un patrullero de la Policía Local en el Charco de la Pava para impedir la instalación del mercadillo. / M. g.

Comentarios 2

Productos robados, prendas falsificadas, peleas, molestias y una ingente cantidad de basura. Los operarios de Lipasam han retirado entre agosto y octubre más de 140.000 kilos de basura y desperdicios de la Isla de la Cartuja producidos por el mercadillo ilegal que se celebraba en el Charco de la Pava cada domingo. Los ingentes esfuerzos que eran necesarios para dejar en perfecto estado de revista el parque tecnológico, donde a diario trabajan miles de personas, ha sido una de las razones poderosas esgrimidas por el gobierno municipal que preside Juan Espadas para prohibir la venta ambulante en la jornada del domingo. El mercadillo del sábado sí se mantiene, puesto que cuenta con todos los permisos municipales y los vendedores pagan sus correspondientes tasas.

El balance realizado por el Ayuntamiento sobre la retirada de los residuos producidos por el mercadillo del domingo del Charco de la Pava es contundente. En apenas dos meses y medio -entre agosto y mediados de octubre- Lipasam ha retirado 140.343 kilos de basura de la zona. La media de residuos que se han recogido cada vez que se ha celebrado el mercadillo ha sido de 12.000 kilos, seis veces más que lo que genera un partido de la máxima rivalidad en la ciudad entre el Sevilla y el Betis; o doce veces más que lo depositado en la vía pública una noche en la que se celebren muchas botellonas. Los operarios de Lipasam han tenido, en la mayoría de las ocasiones, que emplear varias jornadas de trabajo para dejar la Isla de la Cartuja a punto, utilizando para ello un número importante de recursos humanos y medios técnicos de todo tipo.

El Ayuntamiento dice que los vendedores se pueden ubicar en algún mercadillo legal

Sólo en la primera semana de septiembre, entre el lunes 4 y el jueves 7, se retiraron del Charco de la Pava un total de 16.250 kilos de basura como consecuencia del mercadillo celebrado el domingo día 3. En estas tareas de limpieza participaron siete brigadas de operarios y numerosos vehículos, entre ellos barredoras de gran capacidad. Los trabajos se desarrollan en turnos de mañana y tarde.

El coste que supone todo este operativo es mayúsculo para el Ayuntamiento, que ya el pasado 29 de octubre impidió la celebración del mercadillo. Para ello desplazó hasta el Charco de la Pava un dispositivo especial. Así se daba también respuesta a las múltiples quejas formuladas por ciudadanos que utilizaban las áreas ajardinadas y de aparcamientos de la zona. Un total de 22 agentes comenzaron a trabajar de madrugada para impedir la proliferación de los puestos de venta. Cuatro brigadas y un inspector, una barredora de gran capacidad y un camión con cuba de Lipasam retiraron las mercancías abandonadas y la suciedad de aquellos puntos que se montaron previamente. Tras esta actuación, el delegado de Seguridad, Juan Carlos Cabrera, destacó que se trataba "de una actividad comercial ilegal, convertida en un foco para deshacerse de objetos presuntamente robados", además de contar con "puestos de alimentación sin control administrativo ni sanitario, con el consiguiente riesgo para la salud de las personas".

Desde que el Consistorio impide la celebración de este mercadillo ilegal, los vendedores ambulantes se han manifestado para pedir la vuelta del mercadillo. La última concentración tuvo lugar el pasado viernes en la Plaza Nueva. Un portavoz de la asociación del Rastro Ecológico, que aglutina a estos vendedores, manifestó a Europa Press que "no se puede tachar a todos los vendedores de ladrones" y explicó que en el rastro "se identifican con unas tarjetas y si alguien vende objetos robados se le puede identificar rápidamente". El Ayuntamiento les ha dado la oportunidad de ubicarse en algunos de los mercadillos legales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios