urbanismo

Ultimátum a Espadas para que haga funcionar la Gerencia de Urbanismo

  • Seis colegios profesionales y Gaesco urgen cambios en el PGOU como ha hecho Dos Hermanas

Reunión de la mesa de la construcción. Reunión de la mesa de la construcción.

Reunión de la mesa de la construcción. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 4

"Le damos 100 días al Ayuntamiento para reactivar el área de Urbanismo y demostrar su operatividad o volveremos a actuar". Éste fue el ultimátum que lanzó ayer al alcalde Juan Espadas la Mesa de la Construcción, integrada por seis colegios profesionales de la ciudad y por la patronal de constructores y promotores de Sevilla (Gaesco), para que haga funcionar la Gerencia de Urbanismo (mediante la fusión con Medio Ambiente) y "desatascar así las decenas de proyectos enterrados en la inoperancia actual de este servicio", en palabras de su presidente Abraham Carrascosa. Los colegios son Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Andalucía, Ceuta y Melilla; Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Sevilla; Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla; Arquitectos de Sevilla; Administradores de Fincas de Sevilla; e Ingenieros Industriales de Andalucía Occidental, y lamentan que en 2016 plantearon al Ayuntamiento las soluciones y éste no ha movido ficha.

Respecto al desbloqueo de la fusión entre Urbanismo y Medio Ambiente, recalcan que tan importante como reorganizar al personal es modernizar los sistemas tecnológicos de la Gerencia, que sean más eficaces y ágiles en la resolución de expedientes. "Los medios de hardware no son adecuados a los que tenemos los profesionales en muchos programas, y se pierden documentos que van de mesa en mesa", se quejó el presidente.

El colectivo pone a disposición del Ayuntamiento sus 8.500 profesionales y más de 225 empresas para reactivar con urgencia los suelos del planeamiento urbanístico vigente de la ciudad, ya que en diez años sólo se ha cumplido un 5%. Las causas: los usos previstos en los suelos son "obsoletos e inviables por costes y plazos". Se ofrecen a colaborar para hacer cambios puntuales y rápidos en el PGOU de 2006, como ha hecho Dos Hermanas para activar los suelos de Entrenúcleos donde se ha instalado la Universidad Loyola. "Nos ofrecemos para aportar al Ayuntamiento esas soluciones a corto plazo, sustentadas por la solvencia de nuestros profesionales, sin escenificar innumerables mesas sectoriales que acaban muriendo por su inutilidad", incidió Carrascosa.

La mesa cree que Sevilla tiene que adaptarse a la realidad. "¿Por qué la Loyola se ha ido a Dos Hermanas? Porque el Ayuntamiento le ha regalado suelo urbanizado", protestaba ayer Juan Aguilera, gerente de Gaesco, quien explicó que el alcalde nazareno ha actividado sus suelos cambiando dos veces su PGOU para adaptar el número de viviendas y la superficie de estas a la edificabilidad y equipamientos previstos en Entrenúcleos."Otros municipios del área metropolitana están creciendo a costa de Sevilla", se quejó Aguilera.

El problema del suelo en Sevilla es que ya no queda urbanizado y los suelos del PGOU de 2006 aún sin desarrollar son "inviables" porque el coste de la reurbanización de éstos es más caro que la construcción de las viviendas, y se planificaron demasiadas oficinas que hoy sobran, así como un elevado porcentaje de viviendas protegidas cuando ya no hay ayudas públicas para hacer estas viviendas para jóvenes con menos recursos. La Mesa reclama que se modifique el porcentaje de reserva obligada para vivienda protegida. De esto hablaron los dirigentes del Colegio de Arquitectos (Cristina Murillo) y de los Agentes de la Propiedad (Manuel Bermudo).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios