Cursos de Verano Universidad Pablo de Olavide

Mírala cara a cara que es la vida

  • Alumnos disfrutaron de los primeros cursos impartidos en el municipio carmonense

Alumnos escuchando la conferencia de Carlos de la Orden Alumnos escuchando la conferencia de Carlos de la Orden

Alumnos escuchando la conferencia de Carlos de la Orden

La sociedad afronta serios problemas pero en eso consiste la vida, en resolverlos. Gracias al Curso de Violencia en la Adolescencia: Filioparental, de Género y Acoso escolar que imparten Cossette Franco Muñoz, socia-fundadora del Método Mentoris, junto a sus compañeros, el alumnado puede hacerse una idea de las carencias existentes en los diferentes estamentos de la sociedad.

La idea de estos profesionales es hacer ver que todos somos iguales y debemos abolir las fronteras que impiden esa igualdad, “no solo debemos educar sino ayudar a los jóvenes a formarse como personas”, afirma Cossette. Aunque se están consolidando en varias zonas de la capital andaluza, a veces, no cuentan con el apoyo suficiente de algunas instituciones pero su lucha para abolir los estereotipos a través de la práctica cada vez tiene más adeptos.

Los alumnos que asistieron a la sede de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona, disfrutaron con la experiencia y vivencias de Carlos de la Orden. Este psicólogo y terapeuta familiar se ha puesto como objetivo “remover al alumno, que tengan una conciencia distinta y que estos cursos sirvan para crear una iniciativa clara en ellos; los alumnos deben encontrar su vocación”. El experto en el ámbito de los problemas de conducta reconoce que la exclusión social “es un mal endémico” y ello se debe, entre otros aspectos, a la falta de comunicación y a la idea desarcetada acerca del concepto de juventud; “el adolescente debe crear su propia armadura. Debe mentir, ser rebelde y que se caigan sus mitos, todo bajo unos ciertos límites”. Además, reconoce que el papel parental es fundamental pero como “sostén que le ayude a sobrevivir de los ataques no como impedimento en su desarrollo”.

En definitiva, este curso ayuda a los más jóvenes a entender que ser libre, formar su propia visión de fundamental para que no vivan prisioneros en una cárcel con las puertas plenamente abiertas como es la vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios