Sevilla

Monteseirín sostiene que las irregularidades se deben a "individualidades"

  • El ex alcalde socialista niega que Castaño fuera un hombre de su confianza y reconoce que "hubo errores" durante su mandato

Comentarios 1

Balones fuera. "Las supuestas irregularidades habrían sido a espaldas del procedimiento". El ex alcalde de Sevilla durante doce años (1999-2011) atribuyó cualquier responsabilidad en la presunta manipulación de los procesos de adjudicación a Fitonovo, por los que la empresa entregó regalos y comisiones a diversos funcionarios y altos cargos municipales, en "comportamientos individuales" que no implican al Partido Socialista. Alfredo Sánchez Monteseirín compareció este viernes ante la comisión de investigación para señalar que sólo tuvo contacto con sus directivos en algún acto público, pero que nunca se reunió con ellos. En su regreso al Salón Colón, defendió que durante su mandato "en ningún momento" llegaron a sus "oídos sospechas" relativas al reparto de dádivas a cambio de contratos.

Las negaciones son una de las sintomatologías de cualquier comisión de investigación que se celebre. Monteseirín no se quedó atrás. Negó que su antiguo colaborador Domingo Enrique Castaño fuese su hombre de confianza. "Todo el que lo diga se equivoca". A preguntas del concejal de Ciudadanos Javier Moyano respondió que aprobó una orden para que la Fundación De Sevilla readmitiese a Castaño como respuesta a "una propuesta avalada por los servicios técnicos municipales, ya que tenía derecho a ser reincorporado desde un punto de vista jurídico".

En más de una ocasión manifestó que el PSOE no se financia ilegalmente. Del ex jefe del servicio de Parques y Jardines Francisco Amores aseguró que en su etapa como alcalde "no sabía" que militaba en el partido, negando también cualquier "reunión" con el funcionario imputado Francisco Luis Huertas. Tampoco tenía conocimiento de que la supuesta reforma de la sede de la agrupación socialista del distrito Macarena fuese costeada por Fitonovo como se indaga en la causa. "Yo no creo que las cosas hayan sido de esa manera". Una de las líneas de la investigación judicial apunta al pago de comisiones de Fitonovo a los partidos a cambio de la adjudicación de contratos públicos.

Ante los reproches de diferentes casos de corrupción o irregularidades durante su estancia en la Plaza Nueva, defendió que aunque hubo "errores" y algunas cosas se hicieron "mal, la mayor parte de las cosas se hicieron bien".

Juan Ignacio Zoido se desmarcó de su antiguo colaborador Joaquín Peña y recordó que decretó su cese inmediato en cuanto supo que había sido imputado por la Guardia Civil. El alcalde de Sevilla entre 2011 y 2015 negó haber participado en ningún momento de las prácticas que se atribuyen a Peña, acusado de incorporar a empresas en los concursos de adjudicación sin publicidad para acabar otorgándoles los contratos. "Nunca incorporé a ninguna empresa entre las opciones de que disponían los técnicos".

Admitió que Gregorio Serrano no actuó "dentro de sus competencias" cuando como concejal de Economía y Empleo pidió a uno de los directivos de Fitonovo hacer un favor a la Guardia Civil. "No se trata de hacer favores, sino de servir".

El primero en declarar fue el ex presidente provincial del PP y ahora alcalde de Tomares, José Luis Sanz, cuya comparecencia no llegó a los quince minutos. Negó que el PP se financiara directa o indirectamente con las comisiones de Fitonovo. No se presentó el ex secretario provincial socialista José Antonio Viera. Lo previsto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios