comercio

Rebajas, con adelanto pero sin colas

  • El periodo de ofertas veraniegas se anticipa al inicio de las vacaciones sin que las tiendas lleguen a llenarse

  • Los comerciantes piden una ley que fije claramente esta temporada para relanzarla

Comentarios 1

Ni codazos ni colas. Las rebajas de verano escapan de la estampa tópica. La segunda temporada oficial de descuentos llega con cierta calma. En esta primera jornada -la de ayer- hubo gente, pero no la suficiente como para llenar las tiendas. La mayoría de los establecimientos optaron por adelantar la campaña estival. Lo hicieron un día antes de lo habitual para atraer a ese público que a partir de hoy pone rumbo a las playas. Grandes y pequeños establecimientos se sumaron a este anticipo. Las perspectivas no son muy halagüeñas. Se baraja una subida de las ventas del 2%. Las asociaciones de comerciantes piden una normativa que estipule "claramente" estos periodos y que los diferencie de las campañas de ofertas que a lo largo del año llevan a cabo numerosos establecimientos.

El Corte Inglés. Diez y media de la mañana. Una mujer sube a la segunda planta para encontrar una "ganga". Apenas un cuarto de hora después baja las escaleras mecánicas asegurando haber conseguido lo que quería. Y a buen precio. Veinte euros menos en una camiseta de seda. Su compañera en compras no corrió con tanta suerte. Se fue con las manos vacías. En este tiempo no tuvieron que guardar cola. Ni pelearse con otros clientes por llevarse el artículo deseado. Esas imágenes pertenecen al pasado. Al imaginario colectivo sobre unas rebajas que desde hace años dejaron de tener la importancia de antaño para el comercio. Todo cambió cuando el Gobierno liberó los periodos de descuentos. Un derecho del que se benefician, claramente, las grandes superficies, que cuentan con margen suficiente para establecer dichas campañas.

En otro establecimiento de la calle Rioja, más reducido, los artículos textiles tienen un descuento máximo del 40%. Adquirir una camisa es perderle el cariño, al menos, a los 50 euros. "¿Y dónde está aquí la rebaja?", pregunta un ingenuo cliente. Se trata de la tienda de una reconocida firma de moda juvenil, donde, por cierto, con la compra regalan una botella de agua con limón. Cerca de ella, un negocio de precios populares anuncia descuentos de hasta el 70%. "Es mentira. Lo que está más barato es muy antiguo, eso no hay quien se lo ponga", asegura una sevillana que sale bastante descontenta.

La Junta de Andalucía es la primera en advertir sobre los abusos y engaños de esta temporada. Recuerda que los productos ofertados han de ser los mismos que estaban a la venta un mes antes del inicio de las rebajas. También incide en que deben ofrecer descuentos en la mitad de los artículos puestos a la venta. De igual modo, han de facilitar los mismos medios de pago que admiten habitualmente, así como permitir la devolución. Condiciones que no siempre se cumplen. Por tal motivo, asociaciones de consumidores como Facua piden estar alerta ante "el gran fraude" que se produce en esta época. Su portavoz, Rubén Sánchez, carga contra las grandes superficies, a las que acusa de "falsear el descuento e inventar que un artículo cuesta menos", cuando "tienen el mismo precio o la reducción es muy inferior a lo que están diciendo".

Sánchez, en declaraciones a Europa Press Televisión, se mostró contrario al adelanto de las rebajas. "Las superficies comerciales están en situación de ventaja competitiva, porque son las que deciden cuándo empiezan las rebajas, lo que obliga al pequeño comercio a adelantar sus previsiones para evitar la pérdida de clientela".

En similares términos se expresa el presidente de la asociación de comerciantes de Sevilla (Aprocom), Tomás González, quien explica que con este adelanto al "unísono" entre grandes, medianos y pequeños comercios se otorga "seguridad" al consumidor, "que puede controlar el inicio y el fin de las mismas". González, no obstante, pone el énfasis en exigir a las administraciones públicas que se vuelva al calendario tradicional de las rebajas. "El adelanto de la campaña y las constantes promociones y descuentos que realizan algunos operadores comerciales están desvirtuando el concepto tradicional de rebajas", aseveró el representante de los comerciantes sevillanos. A ello hay que añadir la gran competencia que en el sector están causando las compras por internet, con suculentos descuentos todo el año.

El presidente de Aprocom aboga por conseguir el consenso de los distintos formatos, de manera que se logre un "pacto a nivel nacional o macroacuerdo" para potenciar y dar entidad "a la marca rebajas". González pide también que se pacten otros periodos de descuentos "que sean iguales en tiempo y duración para el pequeño comercio y las grandes superficies".

La Confederación Empresarial de Comercio de Andalucía (CECA) se suma a esta línea crítica con el adelanto de la campaña de rebajas y la libertad para fijar los descuentos. Para la CECA, esta situación lleva a "la desnaturalización del concepto tradicional de las rebajas que, de seguir así, desaparecerán y el comercio perderá una herramienta indispensable para cerrar correctamente la temporada". Desde esta entidad también se critica el anticipo de la campaña, al considerar que pueda ocurrir como en las pasadas rebajas invernales, que muchos negocios adelantaron a mediados de diciembre, lo que dificultó la venta posterior del stock de la temporada otoño-invierno.

Las previsiones que maneja esta confederación apuntan a un incremento de las ventas del 2% respecto a las rebajas estivales de 2016. Dicho porcentaje podría llegar al 5% en determinadas zonas. La mayoría de las compras se concentrarán en la primera quincena de julio. Un aumento que, pese a parecer poco significativo, podría contribuir a continuar con la racha de crecimiento que se inició en el comercio hace dos años, cuando se dejó atrás la peor época de la crisis económica.

Al margen de las cifras, lo cierto es que en esta primera jornada de rebajas, a la que sumaron la mayoría de los establecimientos, con la referencia de grandes firmas textiles, como El Corte Inglés y las tiendas de Inditex, destacó el buen tiempo. Máximas que apenas superaron los 30 grados y que facilitaron que bastantes personas se acercaran a las calles comerciales en las horas centrales del día.

Muchas de estas vías ya se encontraban con los toldos colocados por el Ayuntamiento hispalense los últimos días. Pese a los factores que jugaban a favor, las tiendas estaban lejos de rozar el lleno que se logró en la campaña de Navidad o en las rebajas de invierno. Las playas tuvieron mayor tirón.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios