Sevilla

El PP pide a Susana Díaz que tome el Metro como cuestión de Estado

  • Advierte que es la Junta, como promotora, quien debe iniciar la negociación con el Ayuntamiento de Sevilla para hacer las líneas 2, 3 y 4.

Comentarios 21

El diputado andaluz Jaime Raynaud planteó ayer que la ampliación del Metro de Sevilla con las tres líneas (2, 3 y 4) que faltan es una negociación que debe iniciar en persona la presidenta de la Junta, la socialista Susana Díaz, al tener la Administración regional las competencias de transporte. "Que el PSOE lo considere una cuestión de Estado e impulse su construcción", afirmó el diputado al presentar en rueda de prensa la proposición no de ley que su grupo defenderá ante el Parlamento para tratar de desbloquear estas líneas pendientes.

En opinión de Raynaud, "el primero que tiene que dar la cara en el tema del Metro es el promotor: la Junta de Andalucía, que para eso tiene las competencias, y luego que pida toda la colaboración política al Ayuntamiento", destacó. Y añadió que es urgente actuar dado lo que tardan en resolverse los trámites de estas obras.

El parlamentario del PP de infraestructuras rechazó así las recientes declaraciones del viceconsejero de Fomento, José Antonio García Cebrián (IU), culpando al Ayuntamiento de Sevilla de mantener bloqueada la negociación sobre las restantes líneas del Metro por no convocar la reunión a tres partes con el Estado. "¿A qué viene eso de la mesa tripartita en la que se tiene que sentar el Estado? Eso son cuentos de calleja", dijo y reiteró que del detalle de los proyectos redactados del Metro sólo pueden sentarse a hablar la Junta y el Ayuntamiento.

Para Raynaud, la Consejería de Fomento en manos políticas de IU "está maniatando al Gobierno de la Junta" al empecinarse en que no se haga el Metro con la ayuda del capital privado como alternativa a la actual situación de escasez de dinero público. El PP interpreta la posición de la Junta como un intento de "ganar tiempo y de dar una patada al balón" para dilatar el asunto.

Respecto a la posición del Ayuntamiento de Sevilla, el diputado popular restó importancia a las pegas que el equipo de Juan Ignacio Zoido ha puesto a los trazados que se planteaban en los proyectos constructivos ya terminados en 2011 de las tres líneas. En opinión de Raynaud, es "casi anecdótico que haya que cambiar un tramo u otro si así lo quiere el Ayuntamiento. Si de verdad hay voluntad de hacerlo ése no es el problema en un proyecto global. Por cuestiones colaterales no puede truncarse un proyecto de interés general como éste", dijo.

La realidad es que el Ayuntamiento de Zoido tampoco da el paso de entregar a la Junta un documento técnico definitivo sobre qué tramos deben cambiar, qué barrios deben integrarse y por dónde empezarlas. Se limita a aprobar en pleno mociones en las que pide negociar a la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios