Sevilla

El PP propone reducir gastos de viaje y dietas del gobierno

  • La oposición plantea medidas para ahorrar 5 millones del presupuesto municipal y reducir así la presión fiscal

Comentarios 13

La sensación que tienen los sevillanos es que la crisis está empeorando y que el futuro será más negro. El portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento, Juan Ignacio Zoido, asegura que se trata del mensaje que le hacen llegar muchos ciudadanos. El líder de la oposición criticó ayer la gestión económica del alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), señalando que "no está acorde con las necesidades ciudadanas en época de crisis". Por este motivo, el grupo popular llevará al próximo Pleno una nueva propuesta de ordenanza fiscal que supondrá "una bajada de impuestos y de las tasas locales, así como la puesta en marcha de un plan de austeridad en el Consistorio", con el objetivo de "dejar dinero en el bolsillo de los ciudadanos y no paralizar la actividad económica".

En esta propuesta, según explicó Zoido, se propone bajar los impuestos y las tasas sin que signifique un recorte de las inversiones sociales. "El Ayuntamiento tiene un presupuesto de unos 1.300 millones de euros", aclaro el portavoz, "por lo que es fácil reducir 3 o 5 millones de partidas no productivas para disminuir la fiscalidad". Entre estas partidas se contemplará reducir la inversión en gastos de viajes, para los que actualmente se destina un millón de euros, las dietas de los concejales, en lo que se invierten 100.000 euros y la propaganda y publicidad, para los que están destinados 800.000 euros -aunque no se dejarian de realizar los folletos informativos- así como también eliminar selectivamente las inversiones no productivas.

El líder de la oposición acusó a Monteseirín de obviar que Sevilla cuenta, según datos del primer trimestre del año ofrecidos por el informe económico Sevilla Global, "con un total de 66.790 parados, un 39,2 % más que en 2008". Denunció que "los impuestos y tasas no han dejado de subir a pesar de la crisis", siendo Sevilla "la ciudad española en la que sus habitantes pagan más impuestos por renta per capita".

Por ejemplo, explicó Zoido, en los últimos cinco años el Impuesto de Bienes e Inmuebles (IBI) experimentó una subida del 50 %, mientras que el de vehículos alcanzó el 91 % de su capacidad impositiva. Igualmente, el portavoz popular recalcó que las tasas crecieron un 5 %, algo que el Ayuntamiento atribuyó al Índice de Precio al Consumo (IPC) de 2008.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios