Sevilla

PSOE y PP se reprochan los ‘dedazos’

  • El gobierno defiende su “drástica reducción”, mientras la oposición censura la última contratación

Carmen Castreño y Alberto Díaz. Carmen Castreño y Alberto Díaz.

Carmen Castreño y Alberto Díaz.

Comentarios 1

Dedazo es la designación de un candidato a un puesto público, de parte del poder ejecutivo, sin las formalidades de rigor. En la jornada del sábado, con calor a la hora de almorzar y lluvia para la cena, PSOE y PP se reprocharon la colocación de personal estos días y en anteriores mandatos.

Desde las filas socialistas, la presidenta de la Corporación de Empresas Municipales de Sevilla (CEMS), Carmen Castreño, defendió la “drástica reducción” realizada por su gobierno “en el número de contratos de libre designación y en sus retribuciones” respecto al anterior ejecutivo local que encabezaba el popular Juan Ignacio Zoido.

Castreño se pronunció de esta manera en un comunicado en respuesta al PP, que señaló que la CEMS no debe ser “una agencia de colocación de afines al PSOE”, y por eso mostró su postura contraria a la aprobación del pasado viernes en ese consejo de administración de la contratación de la ex directora del Distrito Sur “a tan solo ocho meses de las elecciones municipales”.

La presidenta de la CEMS replicó que “en el mandato del PP había muchos más contratos de libre designación y sueldos de hasta 150.000 euros en puestos por los que pasaron sin hacer absolutamente nada en cuatro años”, y respecto al contrato criticado por los populares, detalló que “se trata de una contratación de libre designación en una plaza que quedaba vacante, y que durará sólo hasta el final del mandato, por lo que entra dentro de la organización municipal que le corresponde al gobierno”. Además, Castreño añadió que “el objetivo es el de reforzar los planes integrales y hacerlo, además, con una persona que posee experiencia en el Ayuntamiento y en una zona como el Distrito Sur”.

“Es una apuesta por los planes integrales y por dar una mejor respuesta coordinada en las zonas que más lo requieren y a las que, por cierto, el gobierno del PP del que formaba parte Beltrán Pérez –actual portavoz popular en el Ayuntamiento– abandonó a su suerte durante cuatro años”, según concluyó Castreño.

La respuesta del gobierno vino precedida por un comentario del PP, que quiso dejar claro que la CEMS no debe ser “una agencia de colocación de afines al PSOE”, y por eso mostró su postura contraria a la aprobación de la ex directora.

Así se expresó en una nota el concejal del grupo popular en el Consistorio, Alberto Díaz, quien subrayó que este es un contrato “por valor de 52.000 euros al año, una cantidad más elevada que lo que hay destinado para los propios planes integrales de Su Eminencia, Tres Barrios Amate, Palmete y Torreblanca”. Por este hecho, Díaz consideró este tipo de contrataciones “lamentable”, y censuró que se use este organismo “para colocar a personal afín al PSOE, sobre todo cuando el gobierno municipal va vendiéndolo como ahorro, algo que es falso”, a pesar de que, según expresó, ha sido justificado con “la reducción de personal en los distritos”.

El concejal explicó que no es la primera vez que su partido censura esta situación, ya que el año pasado también alertó del “aumento de 110.000 euros en gastos de personal de la CEMS”, y según detalló, “concretamente en 2016 el presupuesto fue de 70.000 euros y para 2017 se incrementó hasta 180.000 euros”, un aumento “en más del doble para contratar a dos personas”.

Díaz defendió que “la minuciosa labor de gestión y control eficaz en relación a la reducción de costes” que se realizó en el anterior mandato de Zoido “permitió un ahorro cercano a los cinco millones de euros en la CEMS”, y concluyó que los objetivos de la Corporación de Empresas “debe seguir siendo el ahorro de costes y la mejora continua en la prestación de los servicios públicos al ciudadano”.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios