Sevilla

Los Pajaritos se pudren

  • La plataforma cívica Tres Barrios-Amate acusa a las tres administraciones de dejar crecer la exclusión social y la marginalidad

El deterioro palpable en una fachada de un edificio de viviendas en Los Pajaritos El deterioro palpable en una fachada de un edificio de viviendas en Los Pajaritos

El deterioro palpable en una fachada de un edificio de viviendas en Los Pajaritos / Juan Carlos Vázquez

Deterioro, analfabetismo, inseguridad, ocupación de viviendas, absentismo y fracaso escolar, desempleo, falta de servicios sociales, inacción de las administraciones... La lista de problemas que padecen los vecinos de Los Pajaritos podría completar toda esta página y seguir por la siguiente. Desesperados, los representantes vecinales de esta zona de la ciudad han decidido escribir una carta a las tres administraciones, a las que acusan de "dejar pudrirse durante años una situación cuya solución ahora parace cada vez más difícil".

En estos términos se dirige el portavoz de la plataforma cívica Tres Barrios-Amate, Fernando de Armas, al alcalde, Juan Espadas; a la presidenta de la Junta, Susana Díaz; y al delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz. "La situación de nuestros barrios ha alcanzado en los últimos meses cotas de inusitada gravedad. Se trata de una situación tan globalizada que la responsabilidad de la misma es necesariamente compartida por las tres administraciones que ustedes dirigen", dice la carta.

En ella, la plataforma alerta del "progresivo deterioro" de la convivencia, que ha llegado a una "situación realmente insostenible". "Es un barrio superpoblado, sus 21.000 habitantes viven hacinados en una densidad siete veces superior a la media de Sevilla. Muchos de ellos son mayores, con dificultades de salud padecidas en absoluta soledad, y alturas de cuatro pisos sin ascensor. La vivienda, pequeña y de mala calidad, se encuentra en muchas zonas del barrio en tal grado de menoscabo que es prácticamente inhabitable, los espacios públicos son escasos y en estado de abandono, con apenas zonas verdes en el interior".

El representante vecinal recuerda que es el barrio con menor nivel de renta familiar de España, que el paro afecta a más de la mitad de la población activa y alcanza tasas mucho más altas entre los jóvenes, que carecen de formación y experiencia para un posible empleo y, por tanto, sólo tiene acceso a trabajos precarios e insuficientes. "Los recursos para la formación e inserción laboral son prácticamente nulos. La situación educativa es lamentable: además de un alto porcentaje de analfabetismo, tres cuartas partes de la población carecen de estudios primarios, el absentismo, el fracaso, el abandono y la conflictividad escolares son muy superiores a la media de la ciudad, y el número de personas con estudios posobligatorios o universitarios es insignificante".

La plataforma lanza un SOS por la pobreza, las altas tasas de dependencia, el envejecimiento de la población, los problemas crónicos de salud y la conflictividad doméstica, que han conducido a miles de familias a la exclusión social. "Los servicios sociales, ya de por sí insuficientes, dependen en su financiación de las subvenciones anuales de la Junta de Andalucía, por lo que todos los años sufren durante unos meses la carencia de personal y consecuentemente queda interrumpida la atención urgente para miles de personas. Una planificación de este tipo provoca que el trabajo de la Unidad de Trabajo Social, de por sí muy difícil, resulte finalmente ineficaz".

Los residentes señalan que la convivencia se ha "desvertebrado" y que "las relaciones vecinales, ricas en otro tiempo, se han enrarecido". La carta denuncia "la delincuencia organizada que se camufla bajo estas difíciles condiciones" y los distintos homicidios cometidos en el barrio. La plataforma recuerda que esta situación no es nueva y que ya hace diez años fue plasmada en un diagnóstico del barrio elaborado por los vecinos. Por ello piden a las administraciones que pongan en marcha cuanto antes el plan integral para que el barrio "deje de ser un espacio de exclusión y de marginalidad". Hacen falta medidas globales y no parciales. Hasta ahora, los vecinos consideran que "la actuación de las administraciones públicas ha sido lamentable: el abandono y la incuria han constituido la tónica de su intervención independientemente del color político de sus titulares".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios