Responsabilidad patrimonial

Parques y Jardines abonará 22.000 euros al destrozar un coche la caída de una rama

  • El dictamen del Consultivo expone que el accidente tuvo lugar por el mal estado del árbol y las inclemencias meteorológicas

Una mujer camina por una acera de la calle Genaro Parladé. Una mujer camina por una acera de la calle Genaro Parladé.

Una mujer camina por una acera de la calle Genaro Parladé. / Juan Carlos Vázquez

Un hombre recibirá una indemnización de 22.466 euros después de que la caída de la rama de un árbol destrozará su vehículo, que estaba estacionado en una de las calles del barrio de Tabladilla. El dictamen del Consejo Consultivo de Andalucía, que tiene carácter preceptivo pero no vinculante, estima la responsabilidad patrimonial del Ayuntamiento de Sevilla.

Los hechos se remontan al 31 de enero de 2015, día en que sobre el coche de J. S. T., estacionado en la confluencia de Genaro Parladé con Tabladilla, cayó una rama debido a las inclemencias meteorológicas y el mal estado del árbol. En el atestado levantado por la Policía Local se indica que los agentes verificaron a su llegada al lugar que el tráfico había sido cortado por unos conos que habían puesto bomberos, ya que las ramas ocupaban toda la calzada.

En el expediente se detalla que los agentes verificaron “cómo el árbol estaba abatido por su base y se había caído sobre dos turismos correctamente estacionados en batería, con placas de matrículas X y Z, delante del número 7 de dicha calle. También pueden ver que por la base por donde se parte el tronco del árbol se encuentra podrido, y que la caída de dicho árbol fue motivado presuntamente por dicho daños en su base y por el agua, viento fuerte que se habría producido en dicho día”.

Los hechos tuvieron lugar en enero de 2015 en el barrio de Tabladilla

El Consultivo reconoce que no existe conducta del propietario del vehículo ni de tercera persona que pudiera provocar por acción u omisión la ruptura del nexo causal. Señala que los hechos se produjeron repentinamente, por el mal estado del árbol y como consecuencia de la acción del agua y viento. “En definitiva, un incorrecto mantenimiento de la especie arbórea propiciada por su inapreciable podredumbre desde el exterior, ocasionó el accidente, en el que debe considerarse la existencia de la relación causal entre el daño y la actividad de la Administración Local”.

La compañía aseguradora presentó toda la documentación relativa a la peritación de los daños causados al vehículo asegurado, reparación que fue efectuada y cuyo importe fue satisfecho por la mercantil. Ahora le toca a Parques y Jardines abonar el importe de la indemnización a la aseguradora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios