Urbanismo

Patrimonio pretende ingresar más de 165.000 euros por la venta de la cubierta

  • El único criterio de la subasta pública es que la puja más alta obtendrá la estructura utilizada en la final de la Copa Davis de 2011

  • Los técnicos esperan enajenarla antes del 31 de diciembre y cuenta con un gasto mensual de su almacenamiento es de 995 euros 

Varios operarios trabajan en el montaje de la cubierta de la Copa Davis, en noviembre de 2011. Varios operarios trabajan en el montaje de la cubierta de la Copa Davis, en noviembre de 2011.

Varios operarios trabajan en el montaje de la cubierta de la Copa Davis, en noviembre de 2011. / Antonio Pizarro

Una venta que supere los 165.000 euros. El servicio de Patrimonio ha aprobado el expediente de enajenación de la cubierta de la Copa Davis a través de una subasta pública mediante una tramitación ordinaria y un procedimiento abierto con un único criterio, el del precio más alto ofertado por los licitadores partiendo de 164.055 euros (IVA incluido).

Los planes de la dirección general de contratación, régimen interior y patrimonio para la carpa metálica que compró Juan Ignacio Zoido por 900.000 euros para la final que se celebró en el Estadio Olímpico en diciembre de 2011 pasan por que la venta se produzca antes de que termine el año. Con ese objetivo autoriza y dispone el gasto de 6.869 euros (IVA incluido) para el arrendamiento del local que se encuentra en el interior del Estadio Olímpico en el periodo comprendido entre el 4 de junio y el 31 de diciembre. El Ayuntamiento podrá resolver anticipadamente el contrato en cualquier momento mediante notificación al arrendador con una antelación mínima de 15 días. La renta a satisfacer será de 995 euros mensuales con IVA.

Desde diciembre de 2011 lleva almacenada en ese recinto, lo que ha supuesto para el Ayuntamiento un gasto de casi 100.000 euros. De las arcas municipales saldrán antes 1.116 euros para cubrir hasta el 4 de junio. De las arcas municipales sigue saliendo dinero todos los años para sufragar su almacenaje. El consejo de gobierno aprobó en junio de 2018 un nuevo gasto anual de 11.817 euros (IVA incluido) para continuar con el arrendamiento del local enclavado en la segunda planta de la zona Norte del Estadio Olímpico de la Cartuja por un periodo comprendido entre el pasado 1 de mayo y el 30 de abril de 2019.

El arrendamiento se podrá resolver avisando con una antelación mínima de 15 días

La expectativa de que ese evento deportivo iba a dejar en Sevilla una lluvia de millones fue argumento suficiente para que Zoido justificase una inversión municipal que rondó los dos millones de euros. El ex alcalde anunció entonces que el gasto se compensaría pero meses después trascendió que la final había costado a las arcas municipales casi un millón de euros. A ello contribuyó la compra, en lugar del alquiler, de la estructura necesaria para cubrir el Estadio de la Cartuja. El popular argumentó que el coste –que ascendió a más de 900.000 euros incluido el montaje– era similar y que luego la cubierta se podría reutilizar en otro punto de la ciudad. Ya en 2012, la delegada de Deportes, María del Mar Sánchez Estrella, dijo que estaban estudiando diversos suelos deportivos como el Charco de la Pava, Hytasa, Parque Amate y Parque de los Príncipes, además de que se estaban “revisando” algunos terrenos en Los Bermejales y en los distritos Norte y Sevilla Este.

Un informe del IMD desmontó esa intención. Los técnicos aseguraron que la reutilización era imposible tanto técnica como económicamente. Un documento fechado en octubre de 2014, cuando Zoido era todavía alcalde, y que explica por qué su gobierno en esa fecha optó por cambiar de planes. En un principio se había reservado un presupuesto de medio millón para hacer frente a los trabajos de instalación en el parque, pero luego se anunció que el material de la cubierta se repartiría por varios puntos de la ciudad para construir estructuras más elementales, por lo que el presupuesto se redujo 300.000 euros. Según el informe, hacer una estructura nueva era incluso más barato que reutilizar la antigua, tal y como preveía el gobierno de Zoido. La cuestión es que esta dificultad ya fue apuntada en el momento de su adquisición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios