Sevilla

Piden dos años al agresor de los policías que defendían a una maltratada

  • Según el escrito de acusación, el joven "reaccionó de forma violenta, dando un puñetazo en la boca cada uno de los agentes" cuando advirtió su presencia.

Comentarios 5

El fiscal pedirá la próxima semana dos años de cárcel para un joven de 27 años por golpear a los cuatro policías que acudieron a su domicilio en defensa de una mujer que estaba siendo maltratada.

El escrito de acusación dice que una dotación de la Policía Nacional acudió sobre las 17:30 horas del 14 de junio de 2006 a la calle Veleta de Sevilla, donde se había denunciado que una mujer estaba siendo maltratada.

En el exterior del citado domicilio, los agentes encontraron al acusado J.A.B.N., de 27 años, que al advertir la presencia policial "reaccionó de forma violenta, lanzando un puñetazo en la boca" a un de los agentes, al que además arrojó sobre un capó e intentó arrebatar su arma reglamentaria.

A continuación siguió dando patadas y puñetazos, por lo que los policías requirieron la ayuda de otro patrullero, cuya dotación logró finalmente reducir al agresor y trasladarlo al Equipo Quirúrgico para ser asistido "de las lesiones causadas por la fuerza mínima necesaria que los agentes usaron para su detención".

Durante el traslado, sin embargo, el acusado volvió a arremeter contra los policías, a los que ocasionó contusiones en los costados y en las manos, según el fiscal.

En el juicio que celebrará la próxima semana la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla, el fiscal pedirá para el acusado un año y medio de cárcel por un delito de atentado, otros seis meses por un delito de lesiones y 180 euros de multa por cada una de las tres faltas de lesiones.

Además, indemnizará a los lesionados en 2.980 euros, 308 y 154 euros en dos de los casos, según el fiscal.

La Fiscalía únicamente acusa al detenido y sostiene que los policías actuaron en el ejercicio de su cargo y empleando "la fuerza mínima imprescindible para reducirlo", pero J.A.N.B. les ha imputado también un delito de lesiones, por lo que deberán sentarse en el banquillo de los acusados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios