Sevilla

Pintadas en una fuente de los jardines de Catalina de Ribera por el caso del rapero Pablo Hasél

Pintada en apoyo al rapero Hásel en la fuente de Catalina de Ribera. Pintada en apoyo al rapero Hásel en la fuente de Catalina de Ribera.

Pintada en apoyo al rapero Hásel en la fuente de Catalina de Ribera. / Twitter - @aroquesihombre

La fuente ornamental de los jardines históricos de Catalina de Ribera adosada al muro que separa dicho espacio público de los jardines de los Reales Alcázares, protegidos como Patrimonio Mundial, ha sido objeto de una pintada en su vaso con relación a la controversia suscitada sobre la situación del rapero Pablo Rivadulla Duro, conocido musicalmente como Pablo Hasél y encarcelado tras ser condenado a nueve meses y un día de prisión por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona y las instituciones del Estado.

La pintada, trazada en color verde afectando visiblemente al vaso de la fuente, ha motivado la movilización de un equipo de operarios del servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla, que según fuentes municipales se afanaban la mañana de este lunes por limpiar la fuente.

La condena judicial de Hasél deriva del contenido de más de 60 mensajes y vídeos difundidos por este rapero entre 2014 y 2016, en los que entre otros aspectos ensalzó, según la sentencia condenatoria, la figura de miembros de ETA o del Grupo de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (Grapo), usando por ejemplo la imagen de una miembro de dicha banda para difundir el mensaje de que las manifestaciones "no son suficiente" y abogando por "apoyar a quienes han ido más allá".

Del mismo modo, entre los mensajes mediarían diversos que atribuían al rey emérito Juan Carlos I múltiples delitos, incluso de homicidio y malversación, en los que se definía al monarca como "capo mafioso saqueando el Estado español", "borracho tirano" o "basura mafiosa".

Descalificaciones a la Policía

Entre tales contenidos difundidos por el rapero en las redes sociales mediarían menciones a los agentes de la Policía Nacional como "asesinos" y "mercenarios de mierda" o acusaciones a la Guardia Civil de torturas y de asesinar a 15 inmigrantes en El Tarajal (Ceuta).

Para el Tribunal Supremo, el mencionado rapero no puede ampararse meramente en la libertad de expresión para tales acusaciones o descalificaciones, considerando que los mensajes enjuiciados implican "un indudable carácter laudatorio de organizaciones terroristas" o "frases injuriosas y calumniosas" respecto a la Corona o las fuerzas policiales.

Frente al debate suscitado por el caso de este rapero, Unidas Podemos, que cogobierna desde el Ejecutivo central junto al PSOE, ha reavivado su propuesta de modificar algunos aspectos del Código Penal que tienen que ver con la libertad de expresión como, por ejemplo, el delito de injurias a la Corona, contra los sentimientos religiosos, de injurias a las instituciones del Estado o de enaltecimiento del terrorismo.

Pese a los graves altercados acontecidos en diversas ciudades de España en demanda de "libertad" para el mencionado rapero, los actos celebrados recientemente con la misma reivindicación ante la Audiencia de Sevilla y ante el teatro municipal de San Juan de Aznalfarache transcurrieron sin incidente alguno.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios