Urbanismo

La Plaza Rafael Salgado de Bami contará con sombras y zonas verdes

  • Urbanismo cuenta con un anteproyecto que será una realidad el año que viene con la segunda fase de las peatonalizaciones

Una joven con mascarilla camina por la Plaza de Rafael Salgado. Una joven con mascarilla camina por la Plaza de Rafael Salgado.

Una joven con mascarilla camina por la Plaza de Rafael Salgado. / José Angel García (Sevilla)

El barrio de Bami estrenó a principios de mes el aparcamiento de la Plaza Rafael Salgado, un proyecto que ha dado grandes dolores de cabeza al Ayuntamiento. La obra se adjudicó en 2006 por la Corporación (PSOE-IU) de Alfredo Sánchez Monteseirín a la empresa Aparcamientos y Equipamientos (Equipark), rebautizada después como Resipark, pero ésta se declaró en concurso de acreedores y dejó pendiente de rematar la obra. El gobierno de Juan Espadas ha logrado desbloquearla y ponerla en servicio. Cuenta con 600 plazas: 248 son rotatorias y reservadas para trabajadores y 313 para residentes, distribuidas en cuatro plantas. La mayor parte son para coches (561) y 58 para motos. Los residentes pueden comprar plazas y disponen de abonos de distinto tipo para vecinos, trabajadores y personal sanitario del Hospital Universitario Virgen del Rocío.

En la mesa de la Gerencia de Urbanismo hay un anteproyecto urbanístico para reurbanizar una plaza dura necesitada de espacios para los vecinos. En el documento aparecen zonas verdes, sombras y distintos usos para los peatones. El gobierno socialista apunta que la intervención se producirá el año que viene, cuando arranque la segunda fase de peatonalizaciones por los distintos barrios de la ciudad.

La primera apuesta contra las plazas duras fue en Juan Antonio Cavestany. Jardines por hormigón. Una de las principales prioridades del equipo de Juan Espadas a su llegada a las caracolas de Urbanismo en la Isla de la Cartuja era transformar las desapacibles plazas duras que hay repartidas por la ciudad, sin sombra ni agua, en todo lo opuesto. La primera actuación de calado se llevó a cabo en la explanada frente a la estación de trenes de Santa Justa, un espacio libre entre las calles Juan Antonio Cavestany, Enrique Marco Dorta y Santa Juana Jugán que ha sufrido una importante transformación tras los trabajos de reurbanización y ajardinamiento.

La primera apuesta contra las plazas duras de Espadas fue en Juan Antonio Cavestany

La explanada vallada, solada en baldosas grises y que conserva unas estructuras de hormigón construidas para la Exposición Universal de 1992 –y que fue adecentada durante el mandato de Juan Ignacio Zoido–, se transformó en una zona habitable con muchos árboles, juegos infantiles y un pavimento ecológico que absorberá el agua tras una inversión que llegará a los 860.000 euros. Los arquitectos encargados del proyecto hicieron hincapié en su mal estado.

La plaza dura que quedó en Marqués de Contadero tras la reurbanización realizada para construir el Centro Integral de Atención al Visitante aún mantiene su mismo aspecto. Urbanismo aprobó contratar el suministro de vegetación y 60 jardineras para su ubicación en los espacios libres del nivel intermedio de este paseo. Pero todavia queda un informe favorable de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico para instalar tres pérgolas con velas de quita y pon que evite las altas temperaturas que los sevillanos y turistas sufren cuando transitan por esta gran losa de cemento que se encuentra a escasos metros de un Bien de Interés Cultural (BIC) como la Torre del Oro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios