seguridad

La Policía Local tendrá ciclistas y un grupo de Asuntos Internos

  • El Consistorio reordena el cuerpo por primera vez en veinte años y pretende potenciar la figura de la Policía de barrio

Dos agentes de la Policía Local a pie por la ciudad Dos agentes de la Policía Local a pie por la ciudad

Dos agentes de la Policía Local a pie por la ciudad / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 3

El Ayuntamiento de Sevilla quiere que la Policía Local tenga una unidad ciclista y otra de asuntos internos, así como crear una Policía de barrio. Éstas son las tres principales novedades recogidas en el nuevo organigrama del cuerpo, que se incluye en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) aprobada ayer por la junta de gobieno. Es la primera reforma integral del cuerpo en los últimos veinte años. Falta ahora iniciar un proceso de negociación con los sindicatos para implantar definitivamente el nuevo modelo de Policía Local, que elimina algunos grupos históricos como es el caso del Giralda.

La unidad de asuntos internos se llamará oficialmente Inspección de Servicios y Personal y no tendrá nada que ver con la antigua Gepol. "La Policía debe tener sus propios mecanismos de detección de las posibles actuaciones incorrectas", dice el documento de la RPT, que incluye también un sistema mediante el que los ciudadanos pueden presentar reclamaciones por el comportamiento inadecuado de los agentes.

En el caso de que las conductas de los policías "no se ajusten a los principios básicos de actuación (...) se actuará con arreglo a lo dispuesto en el régimen disciplinario. Cuando dichas conductas puedan ser constitutivas de infracción penal, se pondrán en conocimiento de la autoridad judicial de forma inmediata".

El nuevo organigrama de la Policía Local El nuevo organigrama de la Policía Local

El nuevo organigrama de la Policía Local

La segunda gran novedad es la creación de una unidad ciclista, que el Ayuntamiento enmarca dentro de la adaptación de la Policía Local a "las necesidades prioritarias de la ciudad". Según el documento, los policías se desplazarán sobre bicicletas para cubrir "toda la orografía de la superficie municipal". Entre los cometidos de esta unidad están la vigilancia de los espacios públicos, la protección de los alumnos y la aplicación de la ordenanza de circulación, "con mención especial para controlar que los ciclistas respeten la normativa y la utilización adecuada de los carriles bici". También serán los encargados de realizar informes de deficiencias de la red viaria.

El Consistorio quiere potenciar la figura de la Policía de barrio, cuyo objetivo fundamental es "conseguir y obtener niveles óptimos de seguridad, favoreciendo la armonía y la convivencia ciudadana". Los policías encuadrados en esta unidad han de potenciar la comunicación con colectivos sociales como asociaciones de vecinos, comerciantes, padres de alumnos, etcétera, así como colaborar en la organización de eventos culturales, deportivos y religiosos, "consiguiendo una perfecta integración entre el ciudadano y la Policía, transformándose en un vecino más que patrulla generalmente a pie, está cercano al ciudadano ayudándole a resolver los problemas, y que gracias a su presencia constante en ella posee un conocimiento profundo de la zona".

Para ello habrá unas jefaturas de Policía de barrio, ubicadas estratégicamente, donde se podrán recoger quejas y denuncias sobre asuntos relacionados con las funciones de la Policía Local, y que también serán puntos de información a los ciudadanos. "Se pretende que estas unidades territoriales de proximidad se dediquen de forma continua a resolver pequeños problemas del barrio que requieren una respuesta inmediata eficaz". Aquí también se incluye la figura del agente de educación vial, que colaborará con los centros de enseñanza y servirá de interlocutor con la comunidad educativa, para que así pueda también llevar un control del absentismo escolar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios