tráfico

En busca de un resquicio donde aparcar

  • El primer día del plan policial en la Cartuja se salda con 80 intervenciones por estacionar mal.

Comentarios 5

Diez de la mañana de un lunes laborable. Ni un solo hueco queda dentro del Parque Tecnológico de la Cartuja para aparcar. Fuera de él, en las bolsas habilitadas para tal fin, aún quedan bastantes plazas libres, principalmente, las más cercanas al mal llamado Estadio Olímpico. El dispositivo puesto en marcha por el Ayuntamiento para vigilar las infracciones en el estacionamiento ha surtido poco efecto.

Este plan se puso en marcha a primera hora de la mañana, cuando llegaron los primeros trabajadores al parque. Desde las 7:00 hasta las 8:30. La jornada se saldó con 80 intervenciones, pero sin ninguna denuncia. Una de las zonas donde los agentes actuaron fue en la explanada situada entre la pasarela de la Cartuja y el monasterio de Santa María de las Cuevas, donde dejan sus coches no sólo quienes acuden al parque tecnológico, sino muchas personas que trabajan en el centro de la ciudad.

La función de los agentes ayer fue sólo informativa. Advertían a los conductores de que estaba prohibido aparcar en determinados enclaves y que de persistir en esta conducta serían sancionados los próximos días. También se les informaba de que existe una amplia bolsa de aparcamiento en la Avenida Carlos III, con 2.500 plazas disponibles, y de la lanzadera de Tussam desde Blas Infante a la Cartuja. Sin embargo, ni el anuncio de la puesta en marcha de dicho dispositivo ni las recomendaciones policiales causaron efecto. Hora y media después el recinto donde se celebró hace 25 años la Expo 92 ofrecía la imagen a la que ya se han acostumbrado sus usuarios: coches subidos en el carril bici, encima de los bordillos y entre los alcorques de los árboles.

Un problema que desde el Ayuntamiento reconocen que resulta complicado de solucionar "al cien por cien". La doble fila también aparece en determinados enclaves, especialmente cerca de aquellos edificios que prestan servicios académicos o sanitarios. "Las bolsas de aparcamiento que se han abierto las pueden usar aquéllos que tienen el trabajo cerca de la Avenida Carlos III, pero lo que han de acudir más lejos o vienen sólo para un momento dejan el coche en cualquier lugar", añade un vigilante de estos edificios.

Tras el balance de ayer, el dispositivo policial seguirá activo los próximos días a distintas horas y en diferentes lugares. En este primer día no se puso ninguna denuncia. No se descarta que se haga las próximas jornadas, aunque desde el gobierno local se insiste que el plan no obedece a un "fin recaudatorio", sino que busca mejorar la accesibilidad.

La Delegación de Movilidad mejorará la señalización en todo el recinto para indicar "de manera clara" la prohibición de aparcar en determinados lugares a los que se han acostumbrado los usuarios. "Allá donde hay un hueco se deja el coche", dice uno de los trabajadores. Por tal motivo, también se colocará mobiliario que impida el acceso de los vehículos a determinadas zonas de la Cartuja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios