Sevilla

La Policía detuvo al asesino del bar de Triana por las múltiples huell

  • Los agentes de Homicidios tenían identificado al autor del crimen de Jin Ling Min desde el día que apareció el cadáver

Comentarios 6

La Policía Nacional detuvo al presunto asesino del dueño del bar La Pará por las múltiples huellas que éste dejó en el interior del local. El detenido, sevillano de 35 años e identificado mediante las iniciales D. C. M., permanece en las dependencias de la Jefatura Superior de Policía a la espera de ser puesto a disposición judicial, algo que posiblemente se produzca a lo largo de la jornada de hoy.

Los agentes del Grupo de Homicidios tenían identificado al presunto autor del crimen de Jin Ling Min, el ciudadano chino de 33 años que regentaba este bar de Triana, desde el mismo domingo. Apenas unas horas después de que se descubriera el cadáver degollado del propietario del bar, la Policía tenía prácticamente descartada la hipótesis del ajuste de cuentas o de la venganza y trabajaba con la idea de que quien mató a Jin lo hizo para robarle.

Avalaba esta teoría el hecho de que en el interior del bar la unidad científica de la Policía recogiera múltiples huellas dejadas por el presunto criminal. Estos restos coincidían con los de un ciudadano español de 35 años, con domicilio en la calle San Jorge, también en Triana, y que había salido de la prisión de Huelva hacía siete meses. A partir de estos datos los agentes de Homicidios establecieron una vigilancia sobre el lugar de residencia de este hombre y lo detuvieron a la una de la tarde del miércoles, tan sólo tres días después del crimen.

Al detenido le constan dos antecedentes delictivos, uno por robo con fuerza en las cosas y otro por robo con violencia e intimidación. Es un delincuente común, conocido por la Policía, pero del que no se tiene constancia que haya cometido algún delito de sangre. Posiblemente era el último cliente del bar La Pará la noche del sábado, cuando entró en el local aprovechando que el dueño estaba solo y se encontraba ya a punto de cerrar. El detenido prestó ayer declaración ante la Policía, que tiene previsto pasarlo hoy a disposición judicial. Sin embargo, es posible que los agentes de Homicidios agoten el plazo de las 72 horas que les permite la ley y lo trasladen a los juzgados en la mañana del sábado. Ya el miércoles por la tarde los policías registraron la vivienda del detenido, en busca de alguna prueba más de la autoría de esta muerte violenta.

El crimen debió cometerse durante la medianoche del sábado. El delincuente asestó once puñaladas a Jin Ling Min, ocho de ellas en el cuello. La esposa de éste, María, de nacionalidad rumana, avisó al 112 asustada porque su marido no había vuelto a casa y la Policía descubrió el cadáver degollado en los aseos del bar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios