Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla

El Polígono Sur acogerá un plan de La Caixa para mejorar la convivencia

  • A partir del mes de septiembre funcionará durante tres años con profesionales de la Fundación Atenea.

El Polígono Sur ha sido seleccionado para llevar a cabo, a partir de septiembre, un programa de intervención comunitaria intercultural financiado por la Obra Social La Caixa que pretende fomentar la convivencia entre las diferentes comunidades, en este caso payos y gitanos, convirtiendo esa diversidad en un nexo de unión, que no sea un factor de conflicto. Los detalles y la financiación del programa se darán a conocer en las próximas semanas cuando se firme el convenio.

El programa cuenta con una duración de tres años, con personal propio y coordinado en toda España por un grupo de trabajo y de reflexión liderado por conocidos expertos en intervención social como Carlos Giménez y Marco Marchioni, que supervisarán la tarea para ir mejorando la intervención a medida que el programa se vaya desarrollando.

La Fundación Atenea, con una larga trayectoria de trabajo en el Polígono Sur, es la entidad colaboradora que desarrollará el programa en este barrio de 40.000 habitantes, que constituye la mayor bolsa de población en riesgo de exclusión de todo el país. El equipo de tres profesionales ya han sido contratadas y durante la semana pasada recibieron formación específica.

El Programa de Intervención Comunitaria Intercultural (ICI) se llevará a cabo en 40 barrios de España tras la ampliación ahora a 24 nuevas zonas, entre ellas el Polígono Sur. Las premisas de este programa coinciden con las que marca el Plan Integral para el Polígono Sur que se está aplicando para la rehabilitación urbana y social del barrio, como la participación de los vecinos, la búsqueda de una identidad propia que permita a los diferentes colectivos crecer desde su diversidad o la mejora de la cohesión social a través de la resolución pacífica de los conflictos.

Con el reto de hacer de la diversidad una fuente de riqueza y de desarrollo social, el proyecto entronca con el reto de transformar la comunidad mediante la participación vecinal promovido por el Plan Integral del Polígono Sur. El objetivo es desarrollar un nuevo modelo de intervención comunitaria donde hay diversas culturas con el riesgo de excluirse mutuamente, con vocación transformadora y con un compromiso social con el entorno.

Se intervendrá para conseguir la cohesión social del Polígono Sur, trabajando para mejorar las relaciones entre los diversos grupos humanos que lo integran y para crear una identidad de barrio de la que todo el mundo pueda sentirse protagonista. Para ello, se abordará una labor directa con grupos de jóvenes (analizando las señas de identidad que los payos y gitanos reconocen como propias y las relaciones entre ambos); con las comunidades vecinales (fundamentales para la convivencia y el cuidado del entorno compartido) y con las entidades que ya trabajan para impulsar un sentimiento de comunidad entre sus habitantes.

El programa pretende abordar también la resolución pacífica de conflictos, uno de los lastres que afecta a la convivencia en el Polígono Sur, creando instrumentos que permitan resolver las diferencias entre el vecindario a través del diálogo y de la búsqueda de objetivos compartidos, erradicando el recurso a la violencia.

En estos dos objetivos, el equipo de mediadoras complementará la labor que ya realizan los servicios públicos, coordinados por la oficina de la comisionada para el Polígono Sur, especialmente con la población en situación de mayor exclusión.

El equipo de intervención contratado para el programa, la Comisionada para el Polígono Sur, María del Mar González, y la directora del Plan Integral, Montserrat Rosa, asistieron la semana pasada a Zaragoza a unas jornadas técnicas que sentaron las bases de funcionamiento del programa.

Este proyecto se puso en marcha hace tres años y se ha desarrollado en 17 zonas de España. En esta segunda etapa, la Obra Social ha añadido otros 24 territorios, alcanzando los 40 lugares de intervención. La clave de sus buenos resultados ha sido la implicación y participación activa de la ciudadanía y la administración pública, los recursos técnicos y profesionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios