Sevilla

El Puerto amplía la zona de actividades logísticas y avanza en la zona franca

  • Las navieras OPDR y Boluda empezarán a operar en enero de 2017 en la terminal ferroviaria de contenedores

Una imagen del puerto de Sevilla. Una imagen del puerto de Sevilla.

Una imagen del puerto de Sevilla. / juan carlos muñoz

El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Sevilla acordó ayer otorgar a OPDR y a Boluda Corporación Marítima la concesión administrativa relativa a la explotación de la terminal de contenedores. Además, aprobó una ampliación de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) para que la sociedad inmobiliaria Merlin Properties construya una nueva nave de 5.200 metros cuadrados.

Bajo el nombre de Terminal Marítima del Guadalquivir (TMG), OPDR y Boluda se han aliado para explotar el negocio del contenedor en Sevilla durante los próximos 30 años. A partir de enero de 2017, estará operativa la nueva concesión que comprende todas las infraestructuras vinculadas al contenedor.

En una superficie de unos 180.000 metros cuadrados, TMG se hará cargo de la terminal ferroviaria con tres vías que permiten trenes de hasta 750 metros, de 350 metros de línea de atraque en el Muelle del Centenario, de la rampa ro-ro y del patio de contenedores.

El consejo de administración también aprobó otorgar una concesión administrativa a Sevisur Logística, sociedad liderada por Merlin Properties y que explota la Zona de Actividades Logísticas de Sevilla (ZAL), para la ejecución y explotación de una nave de 5.200 metros cuadrados, cuya construcción implicará una inversión de unos 2,5 millones de euros. Con esta ampliación, la Zona de Actividades Logísticas de Sevilla pasará a tener 111.200 metros cuadrados de naves ya edificadas, fortaleciendo su posición de primer centro logístico del sur de España.

El consejo de administración también aprobó una concesión administrativa por 40 años a Sevitrade, para la ampliación de su superficie en la zona franca. La empresa concesionaria ya se encontraba instalada en el polígono Torrecuéllar, espacio en el que actualmente está ubicada la zona franca. Con esta concesión, la compañía aumenta en cerca de 19.000 metroscuadrados su área operativa en el puerto, con una previsión de invertir tres millones de euros para acondicionar la nueva parcela destinada a la carga, descarga y almacenamiento de aceites a granel, productos líquidos y productos químicos.

También prevé construir una nave de unos 10.000 metros cuadrados para el acopio de mercancía general y para la fabricación de abonos compuestos. Se estima que la nave esté operativa a mediados de 2017, entre los meses de junio y julio.

Sevitrade lleva operando cerca de 30 años en el puerto de Sevilla. Desde su fundación en 1989, la firma sevillana ha diversificado su actividad enfocándola hacia la consignación de buques, la carga y descarga y el almacenamiento de mercancías sólidas y líquidas. Su intensa actividad queda reflejada en las 655.000 toneladas movidas y los 188 buques operados en 2015. Para 2016, las previsiones apuntan a que se alcanzarán las 800.000 toneladas y los 220 buques, lo que supondrá un incremento del 22% en la actividad de la empresa.

Junto a Sevitrade, hay cinco empresas más instaladas en los suelos del área de Torrecuéllar donde se promueve la zona franca sevillana: Jannone, Hispalense de Líquidos, Transformados Huévar, la Terminal Portuaria Esclusa y Cuadros Eléctricos Nazarenos. Ésta última está presente en la zona desde el pasado mes de octubre tras ocupar la parcela en la que estaba instalado el Centro Logístico Torrecuéllar de la empresa Abengoa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios