Sevilla

El SAS reforzará el control de los pacientes en las Urgencias

  • Los hospitales serán "más estrictos" con la presencia de familiares para evitar la saturación en las salas de espera

La consejera de Salud, Marina Álvarez, en el centro acompañada por Francisca Antón, Dolores Alguacil y Luis Jiménez, ayer en el Virgen del Rocío. La consejera de Salud, Marina Álvarez, en el centro acompañada por Francisca Antón, Dolores Alguacil y Luis Jiménez, ayer en el Virgen del Rocío.

La consejera de Salud, Marina Álvarez, en el centro acompañada por Francisca Antón, Dolores Alguacil y Luis Jiménez, ayer en el Virgen del Rocío. / juan carlos vázquez

Comentarios 3

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) reforzará el control de los pacientes en las áreas de Urgencias mediante una serie de medidas, entre las que destaca la incorporación de una pulsera identificativa común para todos los centros hospitalarios que permitirá clasificar, mediante distintos colores, a los enfermos en función de su fragilidad o vulnerabilidad. Este sistema de identificación facilitará al personal sanitario reconocer a los enfermos vulnerables, que permanecen solos en las Urgencias, que presentan problemas de comunicación o que se encuentran desorientados.

Otras medidas previstas están encaminadas a intensificar la vigilancia de los pacientes en las salas de espera, en función de la gravedad de cada caso, mediante rondas, a través de personal asignado; así como un control más estricto respecto a la presencia de familiares en las Urgencias para evitar la saturación de los espacios asistenciales. Los responsables sanitarios prevén implantar los cambios en los hospitales en el plazo de tres meses.

Usuarios acceden a las Urgencias del Hospital Virgen del Rocío. Usuarios acceden a las Urgencias del Hospital Virgen del Rocío.

Usuarios acceden a las Urgencias del Hospital Virgen del Rocío. / j.c.m.

La Consejería de Salud promueve nuevos protocolos y circuitos a raíz de los recientes fallecimientos de dos pacientes que permanecieron demasiado tiempo sin recibir asistencia en las Urgencias de dos hospitales (Úbeda y Antequera): El 22 de diciembre de 2017 falleció una mujer de 64 años en una camilla tras permanecer doce horas sin recibir asistencia en la sala de Urgencias del Hospital de Úbeda (Jaén). Y el pasado 19 de enero perdió la vida un hombre de 44 años que permaneció cinco horas en las Urgencias del Hospital de Antequera (Málaga), afectado por un ictus y sin recibir atención sanitaria.

"Nuestro objetivo es el error cero. Los protocolos y circuitos con los que contamos nos permiten atender con calidad a la gran mayoría de usuarios, pero en cien millones de actos sanitarios al año o en las más de 30.000 urgencias, que atendemos cada día, pueden fallar los procedimientos establecidos", explicó ayer la consejera de Salud, Marina Álvarez, al referirse a los casos de Antequera y Úbeda: "Ante las incidencias graves debemos asumir la responsabilidad que nos corresponda. Estos casos exigen análisis e introducir mejoras, para que no vuelva a ocurrir".

La titular andaluza de Salud mantuvo este lunes una reunión en el Hospital Virgen del Rocío con más de cien responsables hospitalarios de centros públicos para consensuar los nuevos protocolos en Urgencias. Son medidas orientadas a paliar los fallos detectados en Úbeda y Antequera.

La consejería estudia medidas para impedir que se repitan los casos de Antequera y Úbeda

Álvarez señaló que "en torno al 1%-2% de los pacientes abandonan los centros hospitalarios sin recibir asistencia y sin comunicarlo al centro". Estos pacientes, que no son localizados, son dados de alta. Ante estas situaciones, la consejera aboga por una "búsqueda activa por parte del personal sanitario para cotejar que el paciente se encuentra en las dependencias sanitarias. Para reforzar este control de salida de los enfermos, las autoridades sanitarias estudian varias medidas como la localización por radiofrecuencia o a través de los números de teléfonos de pacientes y familiares.

Los centros hospitalarios serán más estrictos respecto a la presencia de familiares de pacientes en las salas de espera, especialmente en los periodos de alta frecuentación, una medida para reducir la saturación en estos servicios hospitalarios. Cada paciente debe estar acompañado por un solo familiar en Urgencias.

"En periodos de alta frecuentación un número elevado de familiares redunda en el trabajo del personal y en la confortabilidad de los propios pacientes", advirtió Álvarez. Además, según el SAS, en torno al 50% de los pacientes que acuden a las Urgencias hospitalarias pueden ser atendidos en los centros de salud.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios