Sevilla

Sacyr ya no ve negocio en las 'setas'

  • La constructora y explotadora del Metropol Parasol exige 35 millones al Ayuntamiento por incumplimientos Urbanismo se niega a la indemnización y recuerda los sobrecostes.

Comentarios 18

Sacyr quiere desligarse de las setas de la Encarnación. Las causas son las pérdidas económicas y la imposibilidad de hacer negocio. La empresa constructora del complejo Metropol Parasol, del que tiene también su explotación, quiere resolver el contrato de concesión de este complejo urbanístico que formalizó en diciembre de 2005 con el gobierno local, presidido entonces por el alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín.  La empresa exige el pago de 35 millones de euros alegando determinados incumplimientos por parte del Ayuntamiento, unas infracciones que valora en 35.17.876,17 euros. La Gerencia de Urbanismo, en manos del PP desde las elecciones municipales de 2011, se ha negado en rotundo a esta petición y ha recordado el alto sobrecoste que tuvo la construcción de las setas para las arcas municipales. La Gerencia sí ha aceptado la apertura de un expediente de reequilibrio económico-financiero de la concesión "en el que habrán de ventilarse las reclamaciones de cantidad" que pide Sacyr, aunque ya alerta de  que "los datos que se aportan son claramente contradictorios".

Los fundamentos jurídicos de Urbanismo para desestimar esta petición se basan en que no se dan ninguno de los supuestos de resolución de contrato previstos en el Texto Refundido de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas. Urbanismo entiende que no se acreditan ni la supresión de la explotación, ni la imposibilidad -ni material ni jurídica- de la explotación de la obra como consecuencia de los acuerdos adoptados por la Administración con posterioridad al contrato, de tal forma que es "palmario" que la concesión y la actividad de la concesión se vienen prestando.

Sacyr alega la falta de entrega del inmueble de situado en el número 24 de la Plaza de la Encarnación, las pérdidas ocasionadas por el acceso gratuito a los sevillanos al mirador del complejo, una repercusión de costes de explotación a los placeros del mercado menor de lo pactado y un retraso de diez meses en el pago de la última certificación de obra (11.619.047,68 euros, abonados ya por el gobierno de Zoido el 10 de febrero de 2012). Por estos incumplimientos, así como por la inversión no amortizada hasta el 31 de enero de 2012 y el lucro cesante hasta la misma fecha, Sacyr reclama los referidos 35 millones.

En el informe jurídico emitido por la Gerencia de Urbanismo se reconoce la procedencia de que se abra expediente de reequilibrio económico-financiero de la concesión, concediendo trámite de audiencia al contratista, en el que habrán de ventilarse las reclamaciones de cantidad que reclama éste, en tanto que, la Gerencia de Urbanismo entiende que los datos que se aportan son claramente contradictorios.

Urbanismo esgrime frente a estas reclamaciones que Sacyr no ha considerado que, con los modificados primero y segundo del proyecto, la empresa ha obtenido el  beneficio correspondiente a dos obras que no estaban contempladas en la licitación, que les han sido adjudicadas, y por las que ha ingresado 38.970.068,79 euros, unas ganancias no contempladas en el plan económico-financiero.

El consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo acepta la apertura de un expediente de reequilibrio económico financiero de la concesión y desestima la petición de resolución de la concesión solicitada por Sacyr.

El delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, fue rotundo ayer: "No estamos dispuestos a que las setas les sigan costando más dinero a los sevillanos; no obstante, estamos obligados a estudiar la petición que realiza la empresa en cuanto al desequilibrio del plan económico financiero derivado de la concesión".

Fuentes de la empresa Sacyr no quisieron ayer pronunciarse formalmente sobre la posición de la Gerencia de Urbanismo hasta recibir oficialmente el escrito de respuesta a su petición de resolución de contrato. La empresa aseguró ayer que la información que tenía sobre este asunto procedía exclusivamente de los medios de comunicación. A la pregunta sobre el plan para abandonar las setas, las fuentes consultadas se limitaron a afirmar: "estamos en las setas, estamos allí, no nos hemos ido". En ningún momento quiso Sacyr admitir si la situación es reconducible, pues el Ayuntamiento -aunque advirtiendo ya reservas- ha admitido reevaluar el plan económico-financiero.

Las obras de construcción del Metropol Parasol comenzaron el 26 de junio de 2005 con un coste estimado de 50 millones de euros, y atravesaron serias dificultades hasta 2010. Una vez solventadas y tras haber elevado el coste del proyecto hasta los 86 millones de euros, fue inaugurado el 27 de marzo de 2011, después de que su incremento económico, su estética y su ubicación -dentro del conjunto histórico declarado de la ciudad-  hubiesen provocado una fuerte polémica durante su construcción  que aún sigue vigente. Sus instalaciones albergan un mercado con locales comerciales y de restauración, una plaza de espectáculos, un mirador y el museo Antiquarium. Las setas adquirieron gran proyección mediática al ser el lugar de concentración del movimiento 15-M y de los aficionados de la selección española en la última Eurocopa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios