Sevilla

La Red Sevilla por el clima pide más sombra en el jardín que abrió Espadas

  • Advierte que se ha dejado la zona Norte sin apenas árboles y con un pavimento duro que cubre dos tercios del lugar.

Palmeras en la zona norte del nuevo jardín de Juan Antonio Cavestany. Palmeras en la zona norte del  nuevo jardín de Juan Antonio Cavestany.

Palmeras en la zona norte del nuevo jardín de Juan Antonio Cavestany. / José Ángel García

La Red Sevilla por el Clima, que trabaja por hacer de la capital un lugar climáticamente más habitable, ha concluido tras un análisis "objetivo y medible" que el nuevo parque recién inaugurado en la calle Juan Antonio Cavestany está "excesivamente pavimentado y escasamente sombreado", que es mejorable y que espera que a corto plazo se puedan corregir estas cuestiones y se convierta en el pulmón climático ejemplar que se pretendía.

"Lamentamos que la ejecución del parque llevada a cabo no haya terminado de conseguir los planteamientos de partida", aseguran y creen que no se han cumplido "las expectativas de sustituir una plaza dura por un pulmón verde a semejanza del parque próximo sito en la calle Santa Juana Jugán". La red ha aplicado para el análisis los criterios del sello climático que ha aprobado el Ayuntamiento de Espadas y que debería cumplir. Estas conclusiones contrastan con la satisfacción expresada por el alcalde y los vecinos presentes en la inauguración del parque el pasado 7 de junio. Las fotos son de ese día.

Zona sur de la plaza. Zona sur de la plaza.

Zona sur de la plaza. / José Ángel García

Respecto a las superficies sombreadas, la red concluye que el tramo más estrecho al sur del parque sí cuenta "con una densidad de árboles suficiente para lograr niveles de sombreado que se aproximan al 40% de la superficie" pero no así el tramo norte, donde la superficie arbolada "no llega a cubrir un 20% de la superficie tratada". El problema se acentúa por el tipo de árbol elegido, "al no tener follaje suficiente para conseguir altas densidades de sombra, y por las dificultades de adaptación a la obra" de los árboles plantados. Para que la sombra de los árboles repercuta positivamente en el microclima de un espacio público hay que considerar la altura media del aire sombreado que dan las especies elegidas y las densidades de copa.

En superficie pavimentada y el porcentaje de radiación que esta refleja (albedo ponderado), la red señala que el nuevo proyecto mantiene "una muy elevada proporción de superficie pavimentada (aproximadamente dos tercios del espacio tratado)" y que hay "un fraccionamiento de los espacios ajardinados". De nuevo la zona sur está mejor que la norte.

La zona sur se ha tratado con "parterres alargados que mitigan en parte las condiciones de recalentamiento del parque. Pero es el tramo norte donde además de la escasa densidad de sombra se ve aumentada la superficie pavimentada, reservando tan sólo pequeños alcorques repartidos en micro-espacios aislados entre sí". Y se pregunta "¿Por qué este diseño? ¿Para qué tanto pavimento?". La red advierte que las superficies pavimentadas resultan impermeables a la filtración, el índice de porosidad es muy bajo y no hay muchos elementos destacables que eviten su sobrecalentamiento que puede continuar durante la noche al no recuperar la temperatura ambiente.

"No se ha cumplido la expectativa de sustituir una plaza dura por un pulmón verde"

En ventilación natural del espacio público, la red señala que "la influencia del aire urbano recalentado por las amplias explanadas de pavimento y asfalto va a seguir repercutiendo negativamente en el microclima del conjunto". Y reitera que la mitad norte del parque coincide con "un entorno de grandes playas pavimentadas, faltos de la protección climática que brinda la densa arboleda en el resto de la avenida". Así pues la influencia del efecto isla de calor, especialmente acusado en el anillo perimetral del Centro Histórico, mantendrá su entrada desde la calle José Laguillo al parque "dificultando el embalsamiento de aire frio en su interior".

La red espera que a corto plazo se puedan corregir los fallos y el espacio sea ejemplar

Respecto a la conexión con otros ecosistemas del entorno, el informe detalla que la zona verde próxima de la calle Santa Juana Jugán sí cumple el sello climático al ser "espacios altamente sombreados y con suelos verdes que mantienen unas óptimas condiciones climáticas en su interior y son intensamente utilizados por los vecinos". Por eso apuestan por unirlo con el parque Cavestany. "El tramo de calzada de la calle Santa Juana Jugán podría haberse reducido para poder unir ambos parques, cuestión que hoy todavía creemos necesaria y viable" y señalan que sería muy oportuno.

En accesibilidad peatonal, la última variable, lamenta que se haya mantenido la valla perimetral que cerraba la plaza anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios