Sevilla

Una cuarentena de luz

  • Flamenco, rock, villancicos y una agrupación musical pusieron la banda sonora al encendido de las 260 calles.

  • Luces blancas y doradas decoran una elegante Avenida.

El frío, las castañas y diciembre. Echen a la coctelera todos los ingredientes tópicos para que el plato navideño le salga a la perfección. Por delante, 37 días de la que es la fiesta más larga del año. Con puente incluido. Ya sólo queda que el bolsillo también se prepare, pues esta celebración es de las que más lo esquilman. Una cuarentena de luz.

Sevilla se llena de luz por Navidad

El Ayuntamiento se propuso este año que la Navidad tuviera un buen recibimiento en Sevilla. Para ello, no dudó en montar un escenario en el arranque de la Avenida de la Constitución, a la espalda del arquillo. Por allí pasó toda una variopinta gama cultural. Apta para todas las personas que a esa hora deambulaban por el centro de Sevilla. Primero, un poco de flamenco. Segundo, un grupo de rock. Por último, un coro de villancicos. Y como fondo, los sones de la Agrupación Virgen de los Reyes, que con su centenar largo de componentes ocupaba media calle Sierpes.

Abrigos, bufandas y hasta guantes. El invierno por fin ha llegado sin que aún se haya ido el otoño. La tarde se prestaba a un placentero paseo. En la pantalla instalada, un cronómetro contaba los segundos que faltaban para que se le diera al interruptor. En Sevilla hay dos botones que marcan los tiempos. Uno, el del sábado del alumbrado (lo del lunes pasó a los anales de la historia) y otro, el que iluminó ayer las calles de la capital andaluza. Desde sus antiguas entrañas a los barrios más lejanos.

'Dirty dancing' en la previa del alumbrado

Cuando se llegó al segundo cero se hizo la luz. Más de 260 calles al unísono participan de un alumbrado que a todos nos recuerda que son tiempos de felicidad, solidaridad y también -hay que decirlo- de decirle adiós a la dieta y un hasta luego a la báscula. El público alza los móviles al instante. Fotos que no logran captar con precisión el efecto que las bombillas led tienen sobre la Avenida. Una cosa hay que reconocer. La decoración este año es elegante. Muy elegante. Tonos blancos y dorados. Se acabaron los experimentos en la Plaza del Salvador con árboles extraños. Este año hay ángeles. Aunque ese ser celestial parece tentado por el demonio desde que hace una semana apareciera en un cartel que, por ahora, no hay colgado en ningún sitio.

Virgen de los Reyes seguía tocando. Los sevillanos salían de trabajar y se quedaban esperando a que pasara la agrupación. "Es la que más uso le da al uniforme", decía un espectador. Los turistas fotografiaban a los músicos, sin saber muy bien si aquello era el anticipo de una cofradía. El delegado de Turismo, Antonio Muñoz, sonreía. La apuesta de este año, por ahora, está recibiendo buenas críticas, a falta de que hoy funcionen las bolas mágicas de la Plaza de San Francisco. Motivos que más de uno ha comparado con los bombos del sorteo de la Lotería. Entonces será la suerte la que mande. Ayer lo hizo la luz.

Villancicos flamencos al son de Manuel Lombo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios