todos los santos | el sector funerario

Sevilla es la tercera ciudad más cara para un enterramiento

  • Las incineraciones continúan duplicando a las inhumaciones.

  • El incremento de la oferta privada merma la actividad del cementerio municipal.

Un hombre deja flores sobre una lápida. Un hombre deja flores sobre una lápida.

Un hombre deja flores sobre una lápida. / Una mujer limpia una lápida en las vísperas de Todos los Santos y los Fieles Difuntos.

Fuente: OCU. Gráfico: Departamento de Infografía Fuente: OCU. Gráfico: Departamento de Infografía

Fuente: OCU. Gráfico: Departamento de Infografía

Sevilla se sitúa en el pódium de las ciudades españolas en las que los enterramientos resultan más caros. Así lo constata un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha elaborado un ranking con el coste medio de las inhumaciones en 30 ciudades. En dicho precio se incluye el dinero a pagar por el nicho y el servicio de enterramiento, sin contar otros costes adicionales. Madrid ocupa el primer puesto, ya que recibir sepultura en la capital española supone un gasto medio de 1.822,25 euros. Le sigue León, con 1.194,11 euros. Y en tercer lugar, Sevilla, donde esta cifra se sitúa en los 1.068,27 euros. Tales cantidades se diferencian de las ciudades que se encuentran al final de la tabla, cuyos precios van desde los 74 euros de media de Murcia a los 101 de Zaragoza.

Estos datos se dan a conocer con la llegada de noviembre, mes que trae consigo la estampa clásica de la visita a los camposantos. Una imagen que, pese a repetirse en los telediarios, está empezando a dejar de ser frecuente entre las nuevas generaciones, que encaran los días dedicados a honrar a los difuntos con otro tipos de celebraciones -como Halloween- o alejados de los cementerios. No obstante, en Sevilla aún se mantiene el ritual de acudir en estas jornadas a San Fernando, convertido en un auténtico vergel por estas fechas. En lo que ve de año, el gobierno local ha invertido 300.000 euros en la mejora de este recinto, uno de los principales de España por el gran valor monumental que poseen muchos de sus panteones.

Dentro de las actuaciones se incluye la construcción de 768 osarios y 128 columbarios, labor que se ha adjudicado recientemente a una empresa. Dichos trabajos comenzarán este mes. Con la ampliación se da respuesta a la alta demanda de incineraciones que se registra. La comparación entre cremaciones e inhumaciones prueba esta tendencia. En 2016 el número de difuntos que se enterraron de forma tradicional se elevó a 1.553. Esta cifra es prácticamente la mitad de la que se alcanzó en las incineraciones, que llegaron a las 3.342. Todo indica que el presente ejercicio finalizará con una diferencia similar. Hasta el pasado domingo, el número de inhumaciones era de 1.228 cuerpos, y el de incineraciones, 2.347.

¿Qué lleva a los sevillanos a decantarse por la cremación? Para responder hay que mencionar dos factores. Por un lado, y el de mayor peso, el económico. Una incineración puede suponer un ahorro de hasta 600 euros frente al enterramiento tradicional, según las empresas del sector, aunque estudios de organizaciones de consumidores desmienten que la diferencia sea tan elevada. En esta comparativa el principal coste que se abarata es el de los ataúdes o pequeñas urnas que se usan una vez que el cuerpo ha quedado reducido a cenizas, que son mucho más económicas que las que se emplean en la inhumación. Por otro lado, la conciencia medioambiental, cada vez mayor entre la población, considera más "respetuosa" con el entorno la cremación, aunque aquí no deben pasarse por alto los abusos cometidos los últimos años, en los que las cenizas se depositaban sin control.

Una mujer limpia la cruz de una tumba. Una mujer limpia la cruz de una tumba.

Una mujer limpia la cruz de una tumba.

Tal ha sido el crecimiento de la demanda de incineraciones que se ha convertido en una auténtica oportunidad de negocio, de ahí que hayan proliferado empresas dedicadas a esta actividad. Una realidad que impide que la cremaciones sigan aumentando en San Fernando. Ahí está la estadística que lo demuestra. En 2015 se logró el pico más alto en incineraciones: 3.854 en el crematorio municipal. El año pasado esta cifra se redujo a las 3.342, prácticamente 500 menos, lo que supuso una merma superior al 13%. A la diversificación de la oferta se unen también los continuos problemas técnicos en San Fernando, que han provocado que uno de los hornos dejara de funcionar durante buena parte del verano. Ante tal situación, las familias -en pleno duelo- optan por las empresas privadas, donde el trámite es mucho más ágil.

El Ayuntamiento defiende que se han realizado "importantes" inversiones de mantenimiento y reparación, incluido el horno que ha estado averiado. Para aportar mayor información a los ciudadanos, se prevé poner en marcha un apartado dentro de la página web muncipal para que desde ahí se consulten los datos sobre enterramientos e incineraciones, los horarios disponibles y los datos de los difuntos.

Respecto a otras mejoras, destaca la ampliación del cementerio musulmán, que permitirá incrementar el número de nichos un 40% hasta llegar a los 116, una intervención que elevará la superficie de esta parcela a los 640 metros cuadrados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios