Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Cursos de Verano de la Universidad Pablo de Olavide

"Las pantallas nos vuelven psicóticos"

  • El psicólogo infantil Luis Aretio asegura que “las pantallas nos desconectan de la realidad” y defiende que no hay que darle al niño todo a cambio de nada

El psicólogo infantil Luis Aretio, ayer en Carmona. El psicólogo infantil Luis Aretio, ayer en Carmona.

El psicólogo infantil Luis Aretio, ayer en Carmona. / (Carmona)

La educación en valores no tiene fecha de caducidad. En la era de la multipantalla es cuando más hay que aplicar el sentido común, la empatía y el respeto para evitar la desestructuración de las familias. Ésta y otras ideas colmaron ayer las ganas de conocimiento de los alumnos del curso Violencia filioparental: intervención integral, de la Olavide en Carmona, especialmente en la conferencia de Luis Aretio, psicólogo infantil y de familia y fundador y director de la Autoescuela de Padres.

“En mi consulta damos una base para que los padres se reeduquen a sí mismos y puedan reeducar a sus hijos. Partimos del perfil de un niño que entiende que el mundo está hecho para él, le falta empatía, no es capaz de ponerse en el lugar de los demás, no sabe respetar... Y eso se ha ido haciendo desde la cuna, que es donde se establecen las normas y los límites”, comentó.

Los ninis, a juicio de Aretio, son aquellos adolescentes que “ni tienen normas ni tienen límites”. Y eso lo ha permitido el entorno familiar, porque son “padres y madres ambivalentes, que amenazan con castigar y retirar privilegios, pero no son capaces de llevarlo a efecto”. Así se forjan los perfiles narcisistas, egocéntricos y megalómanos de los adolescentes. “Si le damos a un niño todo a cambio de nada, rozamos el maltrato infantil, porque así estamos alimentando a una persona que no tiene esa capacidad de entender que no puede hacer ni decidir ni tener lo que quiere cuando quiere y como quiere y ése es el gran caballo de batalla de la educación: enseñarle a nuestros hijos que, aunque te lo puedo dar, te voy a enseñar a que no lo vas a tener. La abundancia genera arrogancia. Para ser feliz, hay que ser, no tener”, dijo.

Estamos configurando una visión de la realidad basada en aspectos no reales y creando expectativas que luego no se van a cumplir

Vivimos en la era de lo inmediato y los niños tienen que aprender a tener paciencia. Si no, se crea el vacío del déspota. “¿De qué se defiende un menor? Posiblemente de aspectos no conscientes que han ido forjando la relación del niño con el mundo, que es la relación con sus padres y que establece las normas. Quien bien te quiere te hará educar. Tenemos que rescatar la autoridad”, agregó Aretio. Este fenómeno del niño dictador no responde a un arquetipo concreto: se da desde los estratos sociales más bajos hasta las clases altas, “sobre todo la media alta”, y no solo en familias con hijo único (la media española actual es de 1,3 vástagos por familia), que es la creencia generalizada, sino también en familias numerosas. Asimismo, la etnia gitana es un ejemplo, porque no hay denuncias de violencia filioparental en la Fiscalía de Menores de Sevilla, un dato significativo del máximo respeto que tienen los hijos de esta etnia por la figura paterna o materna. Por otro lado, las nuevas tecnologías no son malas, pero se hace un abuso de las mismas. Hay que regular el tiempo dedicado a las pantallas y eso vale también para los adultos, que son el espejo donde los menores se miran. “Hay niños que, en lugar de quedar en el parque, quedan en la nube. Se dan casos de amigos que se conectan para jugar al fútbol en la consola, cada uno desde su casa. Consumen deporte en las pantallas, pero no practican deporte, lo que da lugar a problemas serios: sedentarismo, obesidad, enfermedades coronarias, ansiedad...”, afirmó.

Luis Aretio sentencia que “las pantallas nos psicotizan, nos vuelven psicóticos y nos desconectan de la realidad”. “Ahora todo formato de televisión de adultos sale la versión de niños, pero la emisión infantil la hacen en prime time y acaba a las 2:00 horas. Estamos configurando una visión de la realidad basada en aspectos no reales y creando expectativas que luego no se van a cumplir. Y eso crea frustración”, puso de relieve el psicólogo.

Aretio apostilla: “El niño se convierte en el portador de los síntomas de los adultos, de lo que no hemos hecho bien. Y, cuando vemos nuestros errores volcados en nuestros hijos, queremos extirparlos”. La principal equivocación que cometen algunos padres es actuar según la creencia Yo soy un esclavo para que tú me garantices que me vas a querer. Los niños huelen el miedo al rechazo.

Otro problema de hoy en día es que los niños están sobreestimulados. “Hay que aburrirse de vez en cuando y no hacer tantos planes”.

Martínez-Vares: "Cualquier idea que queramos vender tiene que ser verdad"

La Olavide en Carmona cerró ayer con éxito el curso de Comunicación política, en el que participó Santiago Martínez-Vares, adjunto al director del Gabinete del ministro del Interior entre 2016 y 2018 con la ponencia El candidato. Storytelling. “La clave es que cualquier idea que queramos vender tiene que ser verdad, porque si no, cuando el ciudadano rasque, se acabó. Cuando tienes una idea de comunicación, no te debes apartar nunca de ella”, asevera Martínez-Vares, responsable de la exitosa campaña de 2007 que llevó a Juan Ignacio Zoido a la alcaldía de Sevilla. “Buscábamos relevancia y necesitábamos que la gente se fijara en nosotros”, dijo. Así, el lema No vamos a los barrios; somos los barrios caló hondo gracias a que el propio Zoido estaba convencido de la profundidad del mensaje. Por eso, su agenda política estaba orientada a la comunicación, a los medios. “El director de su gabinete sabía que la campaña tenía que ir orientada a la comunicación, aunque se trabajara en Beta”, añadió Martínez-Vares. De hecho, Zoido fue de los primeros políticos en España en usar las redes sociales: pedía sugerencias a jóvenes de entre 18 y 21 años en Tuenti sobre los cambios que hacían falta en la ciudad de Sevilla.

El periodista Santiago Martínez-Vares, en plena ponencia en Carmona. El periodista Santiago Martínez-Vares, en plena ponencia en Carmona.

El periodista Santiago Martínez-Vares, en plena ponencia en Carmona. / (Carmona)

El periodista arroja luz sobre los entresijos comunicativos de alto nivel en España: “La importancia de un líder es que alguien le explique algo y que lo entienda”. Con respecto a la gestión del caso Gabriel Cruz, Martínez-Vares reconoce que el gabinete de Zoido utilizó “la estrategia del silencio”. “Nunca contamos las reuniones que tuvimos con los padres del niño, Ángel y Patricia, en aquellos días. No quisimos hacerlas visibles en los medios. Y ella quiso tener un gesto con Zoido regalándole una bufanda”, apostilló.

Por su parte, el director del curso, Carlos Rodríguez, socio-director del Bufete Rodríguez Díaz, abogado y profesor de Derecho de la Universidad Pablo de Olavide, resaltó que las redes sociales han revolucionado la comunicación política. “Las herramientas han cambiado y hemos analizado en el curso esa nueva realidad”, concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios