Sevilla

La Unesco mira con lupa a Sevilla

  • Icomos, la institución que asesora al organismo de la ONU en materia de patrimonio histórico, se queja del impacto de la Torre Cajasol y elaborará un informe en otoño

Comentarios 79

La batalla contra la Torre Cajasol ha comenzado y sentará a la política patrimonial de Sevilla en el pupitre de los examinados por la Unesco, la organización de la ONU para la cultura, la educación y la ciencia.

El Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos en sus siglas en inglés), único organismo que asesora a la Unesco en materia de patrimonio histórico, ya ha mostrado su "profunda preocupación" por la construcción de un rascacielos de 178 metros de altura "al límite del casco histórico" y pretende realizar un informe, que estará finalizado en septiembre u octubre, para que la Unesco valore la situación.

Como primer paso de este examen, el vicepresidente en España de Icomos, José María García de Miguel, realizó ayer una visita al solar en el extremo sur de la Cartuja donde se ubicará la Torre Cajasol, diseñada por el arquitecto argentino César Pelli y que acogerá las oficinas centrales de la caja de ahorros sevillana. "El impacto visual es impresionante", fue la lapidaria frase de García de Miguel cuando vio en directo el solar donde se levantará el rascacielos.

A la espera de que se finalice el informe, Icomos ya ha mostrado por carta su inquietud tanto al Ayuntamiento como a la Consejería de Cultura (ambas se negaron ayer a recibir al representante del organismo) sobre el proyecto de la torre. "La construcción de un rascacielos de dichas dimensiones evidencia un cambio en el modelo de ciudad que no se reflejaba en el reciente PGOU y la perspectiva de un nuevo paisaje urbano. Esta propuesta aparta a Sevilla del conjunto de ciudades medias europeas, especialmente de las ciudades con un rico patrimonio cultural", afirma Icomos.

La situación no es para tomársela en broma. Por una cuestión parecida (la construcción de un rascacielos en Colonia junto a su catedral) la ciudad alemana pasó a engrosar durante dos años la lista de Patrimonio en Peligro de la Unesco, de la que sólo salió cuando su alcalde rectificó y dio marcha atrás. Un caso parecido ocurrió en Oviedo, cuyo primer edil tuvo que anular el proyecto de las tres torres que pretendía construir Santiago Calatrava (conocidas como las trillizas) junto al casco histórico ante un inminente informe negativo de Icomos.

Aunque los informes de Icomos no son vinculantes para la Unesco, lo cierto es que sí son determinantes cuando este organismo toma una decisión. Por tanto, no es descabellado pensar que Sevilla, una ciudad que tiene tres monumentos Patrimonio Mundial (la Catedral, el Alcázar y el Archivo de Indias) pudiera figurar en la temida lista de Patrimonio en Peligro.

García de Miguel afirma que ellos no valoran "la calidad del proyecto arquitectónico", sino su repercusión en la imagen de la ciudad. En este sentido, Víctor Fernández Salinas (secretario adjunto de Icomos) cree que el impacto afectará al Casco Histórico, Triana, Monasterio de la Cartuja y las perspectivas norte y sur del Guadalquivir. "El proyecto podría admitirse en una zona de nueva construcción sin referencias urbanísticas, como Sevilla Este, pero no junto al centro", afirma.

Icomos no se limita a criticar la Torre Cajasol. De hecho, en un comunicado llega a afirmar que "Sevilla es una ciudad que ha llamado la atención de este Comité por numerosos procesos muy agresivos para el patrimonio de la ciudad". Entre otros ejemplos se ponen las obras en la Encarnación, algunas acciones relacionadas con el Metrocentro o criterios utilizados en la rehabilitación del palacio de San Telmo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios