Sevilla

La Unesco se reunirá con todos los implicados en la Torre Cajasol

  • La delegación estará entre el lunes y el miércoles en Sevilla, donde desarrollará una apretada agenda de trabajo con visitas, entrevistas y estudio de documentos

La tan anunciada, temida y deseada (según el caso) delegación de la Unesco para inspeccionar el posible impacto de la Torre Cajasol sobre el conjunto declarado Patrimonio Mundial (Alcázar-Catedral-Archivo de Indias) llega, al fin, el lunes con una apretada agenda de trabajo en la que se reunirá con todas las partes implicadas en la polémica.

Aunque la Unesco no ha emitido ninguna nota oficial y ha pedido "discreción" sobre su visita, varias fuentes han confirmado a este periódico que la inspección del organismo internacional comenzará el lunes por la mañana con una visita al Ayuntamiento de Sevilla, donde se reunirá con representantes de la Delegación de Urbanismo del Ayuntamiento, de la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Cultura, es decir, de las tres administraciones públicas cuya opinión habrá que tener en cuenta a la hora de tomar una decisión. Ese mismo día, pero ya por la tarde, los miembros de la delegación de la Unesco se trasladarán al extremo sur de la isla de la Cartuja, donde se está construyendo este rascacielos de 178 metros de altura diseñado por César Pelli, para estudiar sobre el terreno la evolución de los trabajos (que la Unesco instó a parar en su día) y la posible afectación sobre la ciudad histórica, que se encuentra sólo a 100 metros, 1.500 metros si nos referimos a la parte declarada Patrimonio de la Humanidad.

El martes continuará la visita con más encuentros con los sectores implicados. Ese día, los miembros de la delegación tiene previsto entrevistarse con los promotores del proyecto, Cajasol, y con la plataforma Túmbala, que ha sido el organismo más combativo contra el que sería el primer rascacielos de Sevilla. Ya el miércoles se reunirán con diferentes arquitectos y técnicos en patrimonio histórico y, por la tarde, deliberarán sobre la postura definitiva a adoptar

La delegación de la Unesco, que aunque comenzará a trabajar el lunes llegará a la ciudad el domingo, estará formada apenas por dos personas: un técnico del Centro de Patrimonio Mundial de la Unesco y un miembro del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos por sus siglas en inglés) ajeno a su comité español. Hay que recordar que Icomos ha sido en todo momento especialmente beligerante con la construcción del rascacielos. De hecho, uno de sus miembros, Víctor Fernández Salinas, es el que ha liderado en todo momento la oposición social y el que ha generado más argumentos técnicos.

Por su parte, tras informar sobre los acuerdos de la Junta de Gobierno, el portavoz del gobierno del Ayuntamiento de Sevilla, Francisco Pérez, quiso dejar claro que ya se han puesto a disposición de la Unesco "todas las infraestructuras que han demandado", manteniendo un "total respeto por su trabajo y por su independencia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios