Plan para regularizar las visitas en la antigua Fábrica de Tabacos

La Universidad de Sevilla cobrará a los turistas que visiten el Rectorado

Dos personas montadas en 'segways' en las inmediaciones del Rectorado Dos personas montadas en 'segways' en las inmediaciones del Rectorado

Dos personas montadas en 'segways' en las inmediaciones del Rectorado / Juan Carlos Vázquez

La Universidad de Sevilla estudia poner freno a las hordas de turistas que entran cada día en la Antigua Fábrica de Tabacos, actual sede académica de la US, y limitar las visitas al recinto. Así lo recoge el borrador de una resolución rectoral pendiente de aprobación, que contempla la obligación de contratar un guía turístico para moverse por el recinto y no descarta cobrar una entrada

"Que no quepa duda de que cobraremos por visitar como se hace en universidades europeas que no tienen el patrimonio histórico, artístico, científico y cultural que tiene la Universidad de Sevilla", confirma a este periódico el rector de la US, Miguel Ángel Castro.

Profesores y alumnos se quejan desde hace meses de los numerosos turistas que visitan el Rectorado de la Universidad de Sevilla, que acoge el Campus de Humanidades. "Se meten en los despachos y en las clases. Van por los pasillos cotilleando y entrando en todos los rincones del edificio", comenta un profesor de la Facultad de Geografía e Historia que prefiere mantenerse en el anonimato. "Es muy difícil trabajar así y, conforme pasa el tiempo, peor, más turistas hay". 

La Universidad de Sevilla ya admitió hace más de un año los problemas que están causando los turistas que visitan el recinto universitario para el normal desarrollo de las clases y ya se avanzó que se pondría en marcha un plan de regularización, justo el documento que avanza Diario de Sevilla y que está pendiente de aprobación oficial.

"Los gestores de la ciudad han decidido poner en el punto de mira del turismo mundial a la ciudad de Sevilla, entendiendo que esto ocasiona beneficios globales, y lo han conseguido, han cumplido su objetivo y les felicito por ello", señala el rector, Miguel Ángel Castro. Pero, "como consecuencia de ello, en muchos espacios de la ciudad se observan tensiones demográficas".

Ante esta situación, la US ha decidido regular las visitas turísticas al Rectorado, tanto individuales como de grupos, que deberán ir acompañadas con un guía turístico, acotándolas a zonas y horarios que no disturben el normal desarrollo de la actividad académica y evitando la simultaneidad de varios grupos en los mismos sitios y hora. Además, toda visita guiada deberá ser solicitada previamente a través del vicerrectorado de Relaciones Institucionales y éste o el órgano competente deberá autorizarla.

Cada visita autorizada dispondrá de un itinerario descrito al que deberán ceñirse obligatoriamente todos los visitantes que accedan al edificio tanto de forma individual como en grupo, según recoge el borrador. Queda prohibido el acceso a espacios no autorizados y que puedan perturbar la actividad académica e investigadora de la institución, como aulas, despachos, seminarios, laboratorios y bibliotecas.  

También se prohíbe el uso de bicicletas, patinetes, segways y elementos similares en cualquier espacio del recinto universitario. Las visitas se deberán realizar a pie, a excepción de las personas con movilidad reducida. Asimismo, queda prohibido el acceso con animales (a excepción de personas con discapacidad visual) y el uso de cualquier aparato de megafonía.

"Es normal que quieran venir personas del todo el mundo si les cuentan que aquí se inspiró una ópera, Carmen, o que aquí se han desarrollado las grandes ideas que han provocado cambios fundamentales en la sociedad. Es absolutamente normal que quieran visitar el edificio y afortunadamente es así", añade Miguel Ángel Castro. "Pero hay que tener en cuenta que la Universidad es el sitio del rigor, del estudio y de la ciencia, y llevamos más de seis meses tratando el tema de la turistificación y sus consecuencias en el consejo de dirección".

El rector de la US confirma que desde la institución académica se están analizando "con rigor" diferentes indicadores objetivos, como las incidencias y los flujos de personas relacionadas con el aumento de turistas en la ciudad y sus consecuencias en la Universidad. Esto ha dado lugar a un borrador que ya han estudiado los decanos de las facultades de Filología, Geografía e Historia y Filosofía, que próximamente se trasladará al Rectorado, que han aportado sus sugerencias.

"Este esbozo de reglamentación es el primer paso del gran proyecto museístico que tenemos en mente y que englobará todo el edificio", apunta Castro. "Vamos a conseguir poner en el espacio que se merece el patrimonio histórico, cultural y científico de la US y espero poder contar para ello con una financiación adicional que nos permita hacer lo que nuestros gobernantes no nos posibilitan: tener el patrimonio que nos corresponde y, desde luego, no ofrecer este edificio a otros para otros fines que no es la Universidad y el bien común".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios