Sevilla

Urbanismo ordena parar las obras del Parque Alcosa tras abrir un expediente

  • La Gerencia decide acometer una inspección extraordinaria para cerciorarse de que los promotores del polémico complejo comercial han respetado la legalidad · Los vecinos se manifestarán mañana jueves

Comentarios 1

Las polémicas obras que desarrolla en el Parque Alcosa, en sector Este de Sevilla, la empresa promotora del complejo comercial Nueva Galería, situado en un solar de la plaza de Los Luceros, van a quedar suspendidas de forma temporal. Así, al menos, lo ha decidido la Gerencia de Urbanismo, cuyos órganos de gobierno acordaron hace unos días abrir de oficio un expediente informativo a raíz de las denuncias de los vecinos de este barrio, que aseguran que la ubicación del edificio terciario no respeta las mínimas condiciones de separación física en relación a sus viviendas, ubicadas, en algunos casos, a menos de dos metros de distancia.

La Gerencia, que en su día concedió a los promotores una licencia de obras en base a la normativa del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), tiene ahora dudas sobre algunos aspectos relativos a la ejecución material del proyecto, lo que explica su resolución de suspender temporalmente su avance al menos hasta que quede aclarada por completo la situación jurídica de este edificio, ya que, en caso de que dichas obras continuasen según el programa previsto, la posible solución del conflicto -que puede terminar en los tribunales- puede tornarse ya imposible, o bastante complicada, si el centro comercial llegara a abrir sus puertas.

Urbanismo, en todo caso, ha comenzado a revisar aspectos relativos a la realización de los trabajos: la alineación del nuevo edificio, las dimensiones de la parcela y otros elementos técnicos. Todos ellos han sido argumentados por los vecinales para detener el proyecto. La Gerencia, en principio, insiste en que el permiso de obras otorgado en su día es legal, aunque quiere comprobar que los trabajos iniciados se ajustan precisamente a la licencia original. En el Ayuntamiento insisten en que la calificación urbanística de la parcela -un suelo terciario cuya edificación es compacta- es la que corresponde a dicha parte de la ciudad. Sobre la clasificación previa del documento inicial del PGOU -que obligaba a hacer un edificio para usos comerciales pero de estructura abierta- Urbanismo precisa que esta ordenación era incorrecta y que obedeció a un error de planeamiento que, según su versión, fue subsanado posteriormente en el documento provisional del Plan, donde dicho solar aparece ya reservado para un proyecto de índole comercial compacto. No habría, a su juicio, ocultación alguna de dato alguno ante los vecinos, sino sencillamente la consolidación de un uso comercial que ya existía.

La decisión de suspender de forma coyuntural las obras, en todo caso, se adelanta a una posible suspensión cautelar de los trabajos que los vecinos afectados -50 familias que viven en los edificios próximos al centro comercial- planean reclamar ante los tribunales ordinarios. Los residentes, de hecho, tienen previsto celebrar mañana jueves una concentración ante el Ayuntamiento en protesta por la cercanía del edificio comercial a sus viviendas; un factor que, según su denuncia, se ha producido debido a la disparidad existente entre las alineaciones teóricas y reales del edificio, que es 105 centímetros superior a la referencia catastral histórica, y en relación a las dimensiones de la parcela misma. Ambas circunstancias, aparentemente baladíes, implicarían, sin embargo ,un notable incremento de la edificabilidad, ya que la normativa del PGOU aplica un coeficiente para asignar este valor urbanístico -que es el que permite construir un edificio de unas determinadas magnitudes sobre un terreno- en función del solar del que se trate. A mayor superficie, mayor edificabilidad. Y más beneficios.

La única vía de resolución del conflicto parece ser la negociación entre las partes. Una fórmula que, probablemente, sea la que inicie ahora Urbanismo con los promotores del complejo comercial -los Hermanos Cánovas- tras la paralización momentánea de las obras. De otra manera es complicado buscar una solución a la situación creada, ya que, según el Ayuntamiento, "la licencia es acorde a la normativa del Plan General" y, en todo caso, la discusión sobre la calificación urbanística del solar -edificación abierta en el documento inicial del PGOU; compacta en el texto provisional- es, a estas alturas, completamente bizantina. El Consistorio tienen potestad legal plena para otorgar a un determinado suelo la calificación urbanística que estime más conveniente. Incluso puede modificarla si lo cree necesario. Ante esta situación, los vecinos sólo podrían alegar ante el juez indefensión por no haber sido informados del cambio. Pero poco más. Las obras, una vez salvado este formalismo, podrían seguir adelante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios