AULA DE POESÍA RAFAEL MONTESINOS

El Valle no olvida a Manuel Lozano

  • La iglesia de la Anunciación acogió un homenaje al poeta fallecido hace dos semanas

El órgano sonó antes que la palabra en el homenaje que le hizo el Aula de Poesía Rafael Montesinos de la Hermandad del Valle al poeta Manuel Lozano, hermano de la corporación y fallecido el pasado 3 de junio tras 95 años de vida. "En las huertas de San Gil han visto a la Macarena llorando un adiós por ti", recitó el joven Manuel Lamprea durante su turno ante el micrófono colocado en la iglesia de la Anunciación.

Antes, Juan Manuel Labrador, había presentado al homenajeado con datos: nació en 1923, lo bautizaron en San Julián o fue profesor de declamación y fonética. También que fundó la institución poética Noches del Baratillo en los años 50 con, entre otros, Florencio Quintero. De él también leyó versos A manera de semblanza Pilar Alcalá, "orgullosa heredera" de estos poetas. Belén Olavarría, también nocturna baratillera, dedicó un sentido micropoema cofradiero a Lozano: "hay una niebla de incienso tras la que se oculta el silencio de una multitud".

La ristra de amigos y admiradores del "casi centenario poeta", como apuntó Labrador, fue modelando un recuerdo de más de dos horas ante sus titulares. "La Virgen del Valle para él no tiene lágrimas", explicó José María Rubio aludiendo a su posición de maniguetero del palio. El pintor José María Pedernal habló de otra de sus pasiones: la Feria de Abril. "Manolete era el que mejor bailaba sevillanas del mundo", rememora Pedernal viajando hasta la caseta de la Amargura en el Prado de San Sebastián.

Además de cofrade y feriante, Manuel Lozano era rociero. Santos Jesús García, más conocido como Yiyi de Triana, puso con su tambor y su flauta notas romeras en el templo de la calle Laraña. José Manuel León acompañó esa música con Los versos que perdemos. También recordó Lucas Maireles que era taurino, como se reflejó en el minuto de silencio que guardó la Real Maestranza de Caballería en la última novillada celebrada. Y amante de los seises, a los que dedicó un pregón en 1994 con motivo de un encuentro de antiguos componentes.

Lutgardo García, pregonero de la Semana Santa de Sevilla en 2015, habló de la relación entre Lozano y esos niños que bailan en la Catedral durante con motivo de la Inmaculada Concepción, el Triduo de Carnaval y la Octava del Corpus. Precisamente en plena celebración del Corpus, sesenta días después del Domingo de Resurrección, el poeta licenciado en Arte Dramático y con calle en Sanlúcar de Barrameda pasó de contar a ser contado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios