Sevilla

Un robo a punta de navaja a una menor eleva la tensión vecinal en la Macarena

  • Los residentes en las calles próximas al albergue municipal vuelven a insistir en la gravedad de los problemas de seguridad, suciedad y salud que generan los indigentes

Comentarios 33

Un robo a punta de navaja sufrido por una menor de edad ha elevado un punto más la tensión entre los vecinos y los indigentes en la Macarena. Los residentes de las calles próximas al albergue municipal, ubicado en Perafán de Ribera, están hartos de los problemas de inseguridad y suciedad que generan las personas sin hogar que se encuentran en el albergue y otros centros sociales próximos. En las últimas semanas, los vecinos han decidido organizar patrullas vecinales para disuadir a los indigentes de que hagan sus necesidades en plena calle o de que trapicheen y consuman alcohol y droga en plena vía pública a cualquier hora.

Hace unos días, una adolescente fue abordada por uno de los indigentes que paran en el albergue, que le robó amenazándola con una navaja. Un familiar de esta menor fue a buscar al presunto autor del robo y le amenazó con darle una paliza si volvía a ocurrir algo parecido. La discusión fue subiendo de tono hasta que el hombre llegó a propinar un cabezazo al presunto autor del robo.

Estampas de deterioro habituales en la Macarena. Estampas de deterioro habituales en la Macarena.

Estampas de deterioro habituales en la Macarena. / M. G.

Después de que trascendieran varias noticias sobre el mal estado del barrio, la Policía Nacional estableció un dispositivo en la zona para garantizar la seguridad. Sin embargo, la presencia policial ha sido efímera. Tras unos días, la situación ha vuelto al nivel anterior y los vecinos se quejan de que la Policía no acude a sus llamadas y, cuando lo hace, los agentes ni siquiera se bajan del coche.

A ello se suma una cuestión de higiene, pues los indigentes siguen realizando sus necesidades en plena calle, con el consiguiente problema de salubridad que se agrava con las altas temperaturas. Los vecinos han vuelto a solicitar que se impida a ciertos negocios vender alcohol a horas no permitidas y han emprendido una campaña de recogida de firmas para el traslado del albergue.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios