Sevilla

El alcalde pide más policías nacionales para Sevilla tras los últimos altercados

  • El regidor recuerda que los disturbios del Polígono Norte y el homicidio de San Jerónimo son "hechos aislados"

  • A los incidentes hay que añadir otro ocurrido días después en Los Pajaritos, aunque de menor entidad

La redada de la Policía Nacional en el Polígono Norte de Sevilla, en imágenes La redada de la Policía Nacional en el Polígono Norte de Sevilla, en imágenes

La redada de la Policía Nacional en el Polígono Norte de Sevilla, en imágenes / Antonio Pizarro

No hacía falta que muriera un hombre apuñalado en plena calle, ni que se desatara un estallido de violencia contra la Policía en un barrio marcado por el paro, la delincuencia y las drogas para confirmar que en Sevilla hacen falta más policías nacionales. Muchos más. Pero ni ahora estamos en el peor momento en cuanto a cifras de agentes ni ninguno de los dos sucesos recientes (el homicidio de un hombre en San Jerónimo y la revuelta en el Polígono Norte) se habrían podido impedir sacando a la calle a miles de policías.

Es más, ambos incidentes tuvieron una rápida y eficaz respuesta de la Policía Nacional y Local. El primero, el del Polígono Norte, se saldó con las detenciones de las personas que atacaron a los agentes y con el despliegue de los antidisturbios por el barrio para garantizar el orden. Al día siguiente, hubo una impresionante redada en las calles más conflictivas. En el caso de San Jerónimo, la Policía detuvo a una persona por su participación en la reyerta y se sigue buscando al autor del crimen. 

En el Polígono Norte hace años que no sólo faltan policías, también un verdadero plan social cargado de inversiones, que saque al barrio de la miseria y erradique la gran lacra del tráfico de drogas. Y habría que tener en cuenta que muchos de los participantes en la gresca eran delincuentes multirreincidentes, con un amplio historial de detenciones a sus espaldas. Lo de San Jerónimo fue una pelea en mitad de la calle en la que ha muerto un hombre. Reyertas como estas han ocurrido siempre, pero ésta se grabó en un teléfono móvil y decenas de miles de personas pudieron ver cómo un tipo apuñalaba a la víctima hasta matarla. 

Hay que añadir un tercer episodio, bastante menor en comparación con los otros dos, que se registró en Los Pajaritos la noche del viernes al sábado. Unos jóvenes que participaban en una botellona apedrearon a los policías locales que iban a disolver la concentración. Tuvo que intervenir también la Policía Nacional. No hubo heridos ni nada parecido a lo del Polígono Norte, aunque el incidente refleja un par de cuestiones: la falta de respeto a la Policía en determinados barrios y la intención de las personas que dirigen el negocio del narcotráfico de aprovechar la coyuntura actual de altercados callejeros (como los de Linares o las protestas por la condena al rapero Pablo Hasel) para tratar de impedir la acción de la Policía en sus zonas de influencia. Quizás lo que consiguen sea el efecto contrario, pero la tensión está en el ambiente y puede saltar en cualquier momento en forma de disturbios.

La falta de policías nacionales en Sevilla es un asunto recurrente en la prensa local. En el último lustro ha habido al menos un par de ocasiones, sobre todo en los fines de semana, que la capital se ha quedado con uno o dos patrulleros como mucho. Y los incumplimientos del Gobierno central a la hora de construir un módulo de custodia hospitalaria para presos quitan varias patrullas operativas de la calle en cada turno. Ahora bien, en las últimas remesas han ido llegando refuerzos y la situación no es tan crítica como hace dos años, cuando el déficit de policías se cifró en más de 400 en la capital y más de 800 en la provincia.

El alcalde habla de "hechos aislados"

Hace bien el alcalde, Juan Espadas, en calificar ambos episodios de "hechos aislados" y sin relación entre ellos. Y hace mejor aún en trasladar toda la información disponible a los portavoces de los distintos partidos políticos con representación en el Ayuntamiento, sin excluir a nadie como sí hizo hace poco cuando presentó a los nuevos policías locales y dejó fuera del acto al portavoz del PP, Beltrán Pérez.

El alcalde y el delegado de Gobernación, Juan Carlos Cabrera, presidieron este lunes la junta de portavoces. "En los últimos días, en otras ciudades españolas se han producido manifestaciones violentas, que no se han producido en Sevilla. En la ciudad hubo dos incidentes violentos graves sin relación alguna. Hay que desligar estos hechos por completo de lo que se está viendo en otras capitales", subrayó Espadas, quien destacó que "en ningún caso los datos de criminalidad plantean que estemos en una situación de inseguridad".

Y lleva razón. A falta de conocer los datos del último trimestre del año, 2020 fue el ejercicio con menos delitos de la historia reciente de la ciudad. Evidentemente, la estadística está muy condicionada por la pandemia y por el hecho de que hubo confinamientos, cierre de negocios y ausencia de turismo durante casi todo el año. Pero los datos son los que son y no hay manera de conocer cómo hubieran evolucionado sin la aparición del Covid-19. Por ello, el alcalde hizo un llamamiento a la responsabilidad y a evitar mensajes alarmistas, que "no se corresponden con la realidad".

En relación con los dos incidentes registrados, Espadas resaltó "la rápida y efectiva respuesta de la Policía Local y de la Policía Nacional, que trabajaron de forma coordinada en ambos casos". Anunció que se está realizando un seguimiento sobre estos dos hechos aislados, "sin que se haya producido ningún incidente más que se pueda vincular a ellos".

Aprovechó el primer edil en recordar que el Ayuntamiento está en un proceso de refuerzo progresivo de la plantilla de la Policía Local y le tiró el pildorazo al PP, pues dijo que ahora mismo se "sufren las consecuencias del parón en la convocatoria de plazas entre 2011 y 2015". No le falta razón, pero tampoco es para presumir el hecho de haber tardado más de cinco años en incorporar a los primeros nueve policías locales. En cualquier caso, añadió que tras la incorporación hace unas semanas de 31 nuevos agentes, este próximo viernes está prevista la aprobación de 22 policías locales más que se asignarán en marzo también a la policía de barrio.

Espadas concluyó subrayando la importancia de que Sevilla cuente con más policías nacionales, como se requiere desde hace muchos años. El alcalde trasladó a todos los grupos esta posición y reiterará la reclamación de que se aumente el número de efectivos asignados a la ciudad. No detalló cómo lo hará ni cuándo, pero al menos sirve como promesa. 

El PP y sus cuatro medidas

Y en este punto parece que todos los demás grupos políticos están de acuerdos. El principal partido de la oposición, el PP expresó la necesidad de adoptar, cuando antes, medidas contundentes para reforzar la seguridad en la ciudad, como la convocatoria de nuevas plazas de Policía Local. "El análisis está hecho, sabemos cuáles son las debilidades, ahora toca actuar", dijo Pérez.

El PP propuso un Pacto por la Seguridad entre los grupos políticos que incluya un ambicioso plan, "pero para que se lleva a cabo de manera efectiva, no para que ocurra como en otras ocasiones, en las que se han firmado acuerdos, que luego o no se cumplen o tardan en llevarse a cabo". "De nada sirve la unión de los grupos si eso no se traduce en impulsar una amplia convocatoria de nuevas plazas de Policía Local, unas serias mejoras en sus medios y equipos tecnológicos o reivindicar más efectivos de Policía Nacional", afirmó el portavoz popular.

Pérez aprovechó para recordar sus cuatro medidas para reforzar la seguridad. La primera es la convocatoria urgente de 170 plazas de la Policía Local ante el preocupante descenso del número de efectivos, al que se unen las más de 60 jubilaciones previstas este año. En segundo lugar, la reivindicación al Gobierno central para que envíe unos 300 policías nacionales más. La tercera medida es la instalación de cámaras de videovigilancia en las calles o zonas más conflictivas, si bien esta medida debe ser aprobada por el TSJA y en varias ocasiones se ha rechazado ya. Por último, el PP propone dotar de mejores equipos y herramientas a la Policía Local, con chalecos antibalas para todos, pistolas eléctricas y una unidad de drones. 

Ciudadanos insiste en pedir 400 policías nacionales más

El portavoz de Ciudadanos, Álvaro Pimentel, centró el foco en la falta de policías nacionales. "Sevilla seguirá siendo una ciudad con graves problemas de inseguridad mientras que el Ministerio del Interior no envíe a los más de 400 policías nacionales que nos debe desde hace demasiados años".

El representante de la formación naranja cree que los sevillanos "pagan las consecuencias" de un "histórico abandono" por parte del Gobierno central, que ni ahora con el PSOE y Podemos ni antes con el PP, fue capaz de solventar el déficit de policías nacionales. 

Habría que matizar aquí que la plantilla de la Policía Nacional en Sevilla está en unos datos similares a las del resto de ciudades. Hacen falta agentes en todas las capitales y, de hecho, las últimas promociones están siendo más numerosas para corregir este déficit generalizado. Pimentel se mostró preocupado por las "escenas de violencia" y dijo que la ciudad "no puede ni debe normalizar este tipo de incidentes en la vía pública".

Adelante pide acabar con la desigualdad

La portavoz de Adelante Sevilla, Susana Serrano, fue la única que se apartó del discurso común de que hacen falta más policías, aunque también los pidió, y se centró más en el origen del problema. Para ella, la "conflictividad social vivida en los últimos días en la ciudad tiene su origen directo en la desigualdad, el paro y la pobreza". Serrano instó al regidor a "no quedarse en las políticas de refuerzo de seguridad si realmente quiere solucionar el problema de fondo".

"Pensar que las situaciones de violencia callejera se solucionan con un incremento de la vigilancia o decretando una suerte de estado policial en los barrios es propio de políticos que han perdido la capacidad de ver la realidad de Sevilla y hacer un diagnóstico certero". Serrano se mostró partidaria de mejorar la presencia policial en toda la ciudad y recordó "las miles de quejas que ha recibido el Ayuntamiento por la incapacidad del 092".  

La representante de Adelante abogó por impulsar políticas que pongan fin a la existencia de barrios de primera y de segunda mediante planes de empleo y medidas específicas para que los jóvenes tengan futuro en su propia ciudad. "Necesitamos crear trabajo, fomentar salarios dignos y políticas económicas para acabar con la brecha de desigualdad, sólo así evitaremos que la conflictividad social se expanda por las calles", zanjó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios