Sevilla

El arte de la mezcla al servicio del paladar

  • La preparación de cócteles aumenta en verano, yaque a los locales especializados se unen los hotelesl información Hotel Eme Fusion. C/ Alemanes, 27. Horario: Desde medianoche. Precio: 10 euros. The Trinity Irish Pub. Plaza Nueva, 7. De lunes a jueves; de 10:00 a 1:30. Viernes y sábado; de 10:00 a 2:30. Precio: 7 euros.

Son pocas las profesiones u ocupaciones que Hollywood no ha intentado retratar en la gran pantalla. El mundo de los cócteles no ha sido una excepción, con la película Cocktail y Tom Cruise. Una de las más importantes variaciones ha sido la incorporación de la mujer a la profesión: son las llamadas barwoman.

Éste es el caso de Jessica Ruiz, gerente de Terraza del Hotel Eme Fusión. "Creo que es bonito ver a una mujer con la coctelera". Esta joven dirige a un grupo de camareros internacionales y multirraciales que amenizan las noches del hotel con cócteles. Como otros hoteles de la ciudad, Eme Fusion apuesta por la sabia combinación de licores para atraer al público nocturno. Todas las noches, a partir de la hora de cierre del restaurante, la terraza de la cuarta planta alberga a clientes y visitantes que aprovechan para disfrutar de la música y de la estrella de las bebidas en verano: el mojito. Y no sólo del tradicional según la receta cubana, sino de una gran variedad que sustituye la originaria lima por sandía o melón. "Trabajamos según el cliente, nos amoldamos a sus gustos, las combinaciones son infinitas" Sin embargo, los clientes se dejan aconsejar por estos expertos de las bebidas espirituosas.

En el hotel Eme Fusion no sólo se sirven cócteles con alcohol, también preparan combinados para abstemios. "De cada grupo de personas que viene, normalmente hay uno que pide una bebida sin alcohol. Para ellos también servimos el mojito, pero sin ron".

Jessica Ruiz cree que para aprender esta profesión se necesita práctica y un buen maestro. Esta opinión la comparte el barman de The Trinity Irish Pub, Juan Rodríguez. Este experimentado profesional de la coctelera lleva más de 30 años mezclando bebidas para crear nuevos sabores. "Para mí es la mejor profesión del mundo, la satisfacción es maravillosa cuando ves al cliente disfrutando con lo que tú has hecho".

El Trinity Pub es un auténtico local irlandés de estilo victoriano ubicado en los salones del Hotel Inglaterra. Su dedicación al mundo de la coctelería es innegable, ya que sus profesionales participan en los más importantes concursos de este campo.

Dos de sus bármanes, Manuel Cuenca y Juan Rodríguez, han ganado el campeonato de España con sus creaciones. Juan Rodríguez ganó en Lanzarote con su Trinity 2002. Una mezcla de un centilitro de batida de coco, 3 centilitros de Ron Bacardi 5, 3 centilitros de Pisang Ambon (licor de color verde esmeralda elaborado a partir de zumos de plátano verde y frutos tropicales), 3 centilitros de zumo de kiwi y 5 centiligros de zumo de piña. Se prepara en coctelera y se sirve en un vaso largo con hielo y fruta picada (kiwi, piña y melocotón).

"Un buen barman es una combinación de profesional, artista y matemático", explica Juan Rodríguez. Profesionalidad que se consigue con la práctica más que con la teoría, las combinaciones surgen en momentos de inspiración. Enamorado de su trabajo, insiste en que el barman debe calcular bien las proporciones de bebida. "Preparar un cóctel es también un espectáculo para el cliente, la cantidad de líquido que echamos en la coctelera debe ser la justa para la copa. No debe ni sobrar ni faltar".

Juan Rodríguez cree que el mundo de la hostelería debería especializarse más y formar mejor. Algún día espera dedicarse a la formación. "En este mundo hay muchas cosas que aprender. Por ejemplo, la coctelera ha de cumplir una triple función: mezclar, refrigerar y rebajar. Si la agitas durante demasiado tiempo la bebida se agua; si no lo haces lo suficiente, el cóctel no estará bien mezclado".

Otro lugar en el que elegir de una amplísima carta de cócteles para todos los gustos es la elegante Piazza Martini, terraza del Hotel Alfonso XIII, asomada a la Puerta de Jerez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios