calle rioja

La bisnieta fue la madrina

  • Solera. La infanta Elena, invitada de excepción en la celebración de los 90 años del hotel Alfonso XIII, que según Juan Espadas simboliza la unión de la ciudad con la Casa Real

También era martes y trece pero hace noventa años. El 13 de marzo de 1928 se registró el primer cliente del hotel Alfonso XIII, aunque oficialmente no se inauguró hasta el 28 de abril de ese año. Un hotel diseñado por José Espiau y construido para alojar a los dignatarios que vinieron a la Exposición Iberoamericana que se inauguró un año después.

"Alteza, este hotel también simboliza la unión de la ciudad con la Casa Real". Las palabras de Juan Espadas, alcalde de Sevilla, a la infanta Elena, madrina de excepción del nonagésimo aniversario del hotel, no eran retórica. Lo inauguró su bisabuelo, el rey Alfonso XIII, y lleva su nombre, que en la República pasó a Andalucía Palace; su abuela, María de las Mercedes, condesa de Barcelona, fue asidua cliente, "casi vivía en el hotel cuando venía a la Semana Santa y la Feria", dijo su nieta; su padre, Juan Carlos I, inauguró el hotel en mayo de 1979 después de las obras de restauración, cuando Luis Uruñuela llevaba un mes de alcalde.

El Hotel Alfonso XIII, de propiedad municipal, es uno de los 6.500 hoteles que con treinta marcas la cadena Marriott tiene en 127 países. En ese marco global al que se refirió el holandés Richard Brekelmans, vicepresidente para España y Portugal de la cadena Marriott, el Alfonso XIII es "mucho más que un hotel". Antonio Ramírez de Arellano, consejero de Economía, vecino del hotel en sus tiempos de rector de la Hispalense, recordó que los noventa años de historia del hotel coinciden con el vigésimo aniversario de su declaración como Bien de Interés Cultural.

Carlo Suffredini, italiano de la Toscana, sevillano consorte, dirige el Alfonso XIII desde hace once años. Le cogieron las obras de reforma de 2011, cuando permaneció cerrado durante nueve meses para abrir después de este parto simbólico. Este hotel nunca baja del 90% de su ocupación. Cuenta con 148 habitaciones y 21 suites, y una plantilla de fijos y fijos discontinuos de 198 trabajadores, que se supera en temporada alta.

Todo el personal esperó a la infanta Elena en la escalera principal. Se abrió el ascensor, pero salía una familia india alojada en el hotel. La confusión fue celebrada con una ovación estpontánea, tributo al carácter internacional del hotel. Por fin salió la Infanta. María Dolores Muñoz, responsable de Calidad y Formación, le entregó un ramo de flores a la bisnieta de Alfonso XIII. Estudió Filología Inglesa y como le tardaba en llegar el visado para irse a Estados Unidos con una beca, se le cruzó este destino laboral. Su primer y único trabajo desde hace 22 años.

La Sevilla cultural y empresarial se dio cita en el hotel Alfonso XIII. La Infanta tuvo sus primeras palabras para la familia del niño Gabriel Cruz. "Estamos consternados". A pocos metros de la biblioteca que lleva su nombre, espera que la inviten al centenario. Manolo Gallardo le hizo entrega de una foto enmarcada en la que los reyes Juan Carlos y Sofía visitaban en el 92 a su abuela en el hotel. En el acto estuvo Otto Moeckel, nacido en febrero de 1929. Coetáneo de la Exposición por la que se abrió el hotel, fue su huésped cuando se casó en 1956.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios