Sevilla

El 15-M llena las calles del centro con una marcha festiva y pacífica

  • Los organizadores cifran el número de participantes en 40.000 personas, mientras que la Policía Local habla de 12.000 asistentes.

Comentarios 44

Varios miles de personas han participado esta tarde en la manifestación del movimiento de los indignados del 15-M, que ha recorrido las calles de Sevilla tras una pancarta en la que se leía "No hay democracia, gobiernan los mercados. No al Pacto del Euro". La marcha se ha desarrollado en un ambiente festivo y pacífico, con muchos niños acompañando a sus padres, una discreta vigilancia de la Policía Nacional y Local, y sin que se haya registrado ningún incidente.

Los organizadores han cifrado el número de participantes en 40.000 personas, mientras que la Policía Nacional sitúa la cifra en 12.000.

Los manifestantes han coreado consignas ya habituales del movimiento del 15-M, como "No hay pan para tanto chorizo", "No nos representan", "Lo llaman democracia y no lo es", "Arriba las manos, esto es un atraco" o "La crisis, que la paguen los capitalistas". Las principales críticas han ido dirigidas a los políticos, a los que muchas pancartas identificaban con la corrupción, y a los bancos, con expresiones de tipo "Ahí está, la cueva de Alí Babá" cada vez que la marcha pasaba por delante de un banco, al que los participantes hacían la ola, pero "para que se ahogue".

La marcha ha salido de la plaza de España y en la plaza de Juan de Austria ha hecho una parada para leer un comunicado en el que el movimiento del 15-M ha afirmado que "No nos vamos, nos expandimos" y ha pedido que el cambio lo protagonice toda la sociedad, pues, en caso contrario, "no se producirá".

Más adelante, en la céntrica Avenida de la Constitución, los miles de manifestantes se han sentado en el suelo y han guardado dos minutos de silencio en recuerdo a las agresiones sufridas por sus compañeros en otros lugares de España.

Los primeros grupos de manifestantes estaban formados por unos jóvenes que portaban un ataúd en el que se leía "Democracia, descansa en paz", mientras unas chicas vestidas de plañideras simulaban gritos de duelo. Numerosos participantes portaban pancartas individuales en las que proclamaban "Ni el sistema se mantiene ni la revolución se detiene", "Nos mean y dicen que llueve", "Mi ciudad no es tu cortijo" o "Sí, soy un perroflauta", en alusión a quienes identifican a estos "indignados" con los jóvenes que piden ayuda acompañados de sus perros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios